sábado, septiembre 09, 2006

Sin palabras


Dice Lucía Extebarría en su artículo Elogio de la lectura (I) publicado en el Magacine de la semana pasada:
Yo sabía que había vida más allá de los bares. Lo había leído en los libros.
Me gustaría hacer algún comentario al respecto de esto, y de otras cosas que confiesa en este artículo, pero no puedo. Me ha dejado, literalmente, sin palabras.

6 comentarios:

Marcela dijo...

Si es que, Marmarita, hay gente para la que la vida es un bar: con sus borracheras, sus resacas, sus euforias, sus encuentros y sus desencuentros. Qué le vas a hacer, menos mal que tenemos los libros.

Mármara dijo...

No, si ya..., incluso conozco a unos cuantos ejemplares. Incluso yo misma he tenido momentos de esos.
Lo que me ha dejado turulata es la frase, que no sé por dónde la coger.

yo, la peor de todas dijo...

jajajajajaja: hay vida en los bares, borracheras, resacas y momentos estéticos-literarios bajos los efectos del alcohol (yo sólo quiero la vida en un bar decadente, con olor a wc y música de fondo francesa por ejemplo: el pastís (por rambla santa mónica)Conjugar libro y bar es una interesante experiencia

Mármara dijo...

Conozco a una que decía, hablando de otra: es como un mueble-bar, más bar que mueble. Que también se puede aplicar a la viceversa, más mueble que bar.
Se me ocurre que, en este caso, podría decirse: es como un libro-bar, más libro que bar, o viceversa.

Detrásdelreflejo dijo...

Yo sabía que había libros más allá de los libros de L.E. Había leído sus libros, antes, en otros libros.

Mármara dijo...

¿Será por ello, oye, que esta chica parece estar siempre "más allá" de todo?

 
Free counter and web stats