jueves, enero 04, 2007

Noche mágica


Este año no voy a pedirles nada a SS MM los RR Magos de Oriente. No porque no haya nada que me apetezca, que sí, que lo hay, pero como estoy convencida de que si no me llega es porque no es el momento, seguiré esperando pacientemente a que la Vida decida sorprenderme.
Lo que sí quiero hacer este año es darles las gracias por todos los regalos que me han hecho desde que tengo uso de razón. Por aquella cocinita que me trajeron, cuando tenía seis años, y que aún conservo; por el súper-mercado de los ocho; por la bicicleta de los trece, por el tocadiscos de los quince; por el teclado y el ratón inalámbricos de hace seis años, y que aún funcionan como el primer día; por el palo de golf de hace tres, con el que he dado algunos de mis mejores golpes...
Por mi familia; por mis amistades; por Bilbo y Tiza. Porque tengo un trabajo que me gusta y una profesión que me apasiona. Porque abro el grifo y sale agua; porque puedo darme una ducha cuando me apetece; porque aprieto un botón y tengo luz; porque abro la nevera y puedo saciar mi hambre y mi sed; porque lavo la ropa en una lavadora; porque llego a casa, en invierno con el frío metido en los huesos, y está calentita; porque tengo un coche que me lleva donde quiero. Porque estoy razonablemente sana. Porque conservo la capacidad de disfrutar y sorprenderme.
Y, sobre todo, porque me he despertado esta mañana.
A quien corresponda. Gracias.

15 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

Buena idea lo de dar las gracias, como la festividad de Acción de Gracias que tienen los americanos, pero sin el cinismo de lo suyo.

Tienes mucha razón en que todos deberíamos sentirnos agradecidos por un montón de cosas en lugar de estar pensando siempre qué más podríamos querer o necesitar.

Pues más o menos por todo lo que tú, también yo doy las gracias.

Feliz año.

Mulheres Rebeldes dijo...

Hola, me encantaron tus palabras de agradecimiento y me sentí identificada.
A veces, en esta sociedad tan consumista, sólo se piensa en lo que no se tiene y en pedir, pedir, pedir.
Gracias también a vos
mariana pessah

julia dijo...

De eso se trata, hay que ser agradecida con la vida.
Eso eso.

chusbg dijo...

Lo mejor es ver que has empezado el año con optimismo y con ganas de agradecer "a quien corresponda" todas las cosas buenas que te han ocurrido y te ocurren, es una buena terapia para seguir recibiéndolas.

Un saludo

Tocotó dijo...

Yo también me apunto a dar gracias por lo que tenemos, que consideramos insignificante, y que muchos no disfrutan y lo que tenemos que añadir en honor al último post de la Navaja, es dar gracias por la curiosidad...

Feliz día de reyes a todos.

Mármara dijo...

Pues sí, Tocotó, gracias por la curiosidad, por la rebeldía (como la de estas mujeres que nos visitan desde Brasil), por el inconformismo...
Y a seguir dando gracias por todo lo que tenemos, que es muchísimo. Y a no seguirle el juego a la insatisfacción.
Y a disfrutar, ¡qué leches!
Yo, por mis partes, aprovechando que hace un día de sol estupendo, voy a lanzarme al campo del golf.
Buen día a todas-todos

MORGANA dijo...

Precioso Mármara. Me uno a tu agradecimiento. Un saludo!

Ripley dijo...

Me ha encantado tu post Mármara. Me has hecho recordar muchas cosas por las que yo también tengo que dar las gracias y me ha encantado leerte tan optimista, dando las gracias en vez de pidiendo. Te mereces todo lo mejor. un besazo

Mármara dijo...

Gracias, Ripley. Ojalá el nuevo año te traiga todo aquello que deseas.
Un beso

Mármara dijo...

Gracias, Morgana. Y gracias por visitar mi blog.

Marcela dijo...

marmaritaaaaaaaaaaa, que te veo plena, vida mía; qué bien, maja, qué bonito mensaje has puesto. estoy contigo en todo lo que agradeces y añado los momentos de risas a carcajadas que nos da la vida.

La otra orilla dijo...

Me sumo al agradecimiento de los regalos "pequeños" que llenan tanto la vida. Además hoy añado el poder ver el mar todos los días y el haber leído por primera vez tu blog :)
Saludos y a seguir disfrutnado del día a día!

Mármara dijo...

Bienvenida, La Otra Orilla. Y gracias por agradecer, también, haber llegado a éste, mi pequeño espacio, que es el tuyo. Como ya hemos comentado, en esta sociedad de consumismo desaforado y de insatisfacción generalizada, solemos olvidarnos de las "pequeñas" cosas que nos hacen la vida más fácil cada día. A mí me ayuda mucho ser consciente de ellas.
Desde luego, Marcelilla, lo de las risas a carcajadas es un puntazo-puntazo. Y que no nos falte.

Estefani dijo...

Me ha encantado tu mensaje. Muchas veces no nos damos cuenta de que, antes de pedir, tenemos mucho que agradecer a la vida y a quienes nos rodean.
Acabo de descubrirte con esta gran tarjeta de presentación. Te seguiré.

Mármara dijo...

Gracias, Estefani, siempre serás bienvenida.

 
Free counter and web stats