domingo, julio 25, 2010

La vida agotadora de los eventos veraniegos

Tengo, por qué no decirlo, una pandilla petarda. Un grupo de seres humanos que conocí en los ochenta, cuando aún no había salido del armario, a pesar de que media ciudad —la media ciudad gay, por supuesto— hacía apuestas sobre mi opción sexual, con el que me reúno un par, o tres, de veces al año.
El viernes pasado, uno de los miembros de esta pandilla, tuvo la gentileza de organizar una cena en su casita de campo (todo ideal, corazón, todo ideal) en la que reunió a una decena de miembros del susodicho grupo.
Mi anfitrión en el ejercicio de sus funciones
Me resultan entrañables, estos encuentros, sin embargo, me preparo para ellos cual gladiadora espacial, haciendo acopio de escudos protectores, ya sea contra armas láser, ya contra aguijones radioactivos. No ha habido ni una sola vez, sobre todo desde que, hace varios años, di en retirarme del mundanal, que no haya tenido que utilizar mi arsenal defensivo al completo.
El viernes no fue una excepción. Si algo tiene en común este grupín, en general, con honrosísimas excepciones, son unos intereses sempiternos y concretos, por este orden:
— Cuánto tienes
— Cuánto follas
— Cuánto viajas
— Cuánto te drogas
Así que llego vestida para la ocasión (también se mira mucho el modeleo) y mi batería de escudos, dispuesta a repeler las andanadas:
— Sí, puedo permitirme el lujo de, por ejemplo, dilapidar unas decenas de euros en el bingo, no sé si tantos como tú te gastas en cocaína.
— No, no tengo novia. Sí, sigo sin follar desde la última vez que nos vimos.
— He estado aquí, allí y en este otro sitio desde que nos vimos la última vez.
— ¿Coca? ¿Chocolate? No gracias, me quité en el 92.
Mi ex, su actual y la mi Váyolet* intercambiando opiniones sobre el corte de pelo de Bimba Bosé
Este viernes me resultó especialmente intenso. Entre la cantidad de caipirinha que ingerí (aún me dura la resaca), que preparó la actual de mi ex (con alguna sí que me llevo, Libertad Morán), una encantadora girl from Sao Paulo, que las prepara de escándalo, es un escándalo, el tercer grado al que me sometió uno al que hacía años que no veía, empeñado en rescatar del olvido alguno de los episodios más truculentos (sí, tengo más de uno) de mi biografía sentimental, en plan anda mamá, cuéntame otra vez ese cuento, pero hija, si ya te lo sabes de memoria, es igual me gusta mucho que me lo cuentes, y el relato pormenorizado de las aventuras y desventuras de un maricón en Ipanema (contextualizando), La Habana y los cuartos oscuros de los antros locales, volví a mi casa exhausta.
Un día de estos voy y me lo cargo, al kaos
Menos mal que una tiene sus recursos, incluida la paz de mi hogar y el caos de mi estudio. También mi terracita al Cantábrico, a la que me marcho en este instante con mis santos.
Bilbo y Tiza en nuestra terracina marinera
*Véase "La mi novela por entregas"

23 comentarios:

Marcela dijo...

marmarita, tengo que te lo decir: ayer jugaste a lo campeón. Y vaya panda de petardas en tu pandilla, tienes que venir a cenar un día con la mía y te divertirás. besín, volveré para la revancha, maja.

Nefer dijo...

Para cuándo tu post esperado?, estoy esperándolo,eh?. Y sí, coincido con Marcela, que panda de petardillos...Al menos la "caipiriña" te hizo buena compañía.
Besotes golfera!

Blau dijo...

Fía, cuando leo este tipo de historias me doy cuenta que casi que no he vivido :-P.

Un besin y hasta pronto.

Lena de mar dijo...

joé con la pandilla!! tener que ir parapetada con tantas defensas debe ser agotadorrrrrrrrrrrr

Descansa y arregla tu kaos, te lo mereces.

Besines saladitos

Candela dijo...

En esos casos me surgen temas urgentísimos que resolver y me doy el piro. Y mira que el escenario es bonito, mesa y prao. Tu estudio y el mío casi gemelos jajajaja, pero el mío suele tener más cenizas en el tablero de la mesa.

iTxaro dijo...

Bueno aún con arsenal incluido seguro que algo te agradó de su compañia.

porqué será que siempre hay ese tipo de preguntas sobre todo a las "casaderas" en estos encuentros de cuadri.

achuchones

aminuscula dijo...

Y menos mal que tienes a las almas peludas, menos mal.

Oye, tu mesa se da un aire con la mía. Si averiguas cómo cargarte al kaos, avisa.

Un beso

Mármara dijo...

Chicas: blogger se ha comido todas mis respuestas, así que os contesto a todas a la vez.
La mi pandilla petarda también tiene sus cosas buenas, incluso pueden ser muy divertidos, si se lo proponen. Además, así, en grupo, sólo la veo dos o tres veces al año, me da tiempo a recuperarme y olvidar, de un evento a otro. Además, su compañía me ayuda a recordar quien fui y quién soy.
A las del kaos. De que encuentre la fórmula mágica la publico, os doy mi palabra.
A la mi Marcela: espero esa revancha como agua de mayo (je-je-je) y, espero, con la ferramienta nueva.

Calvin dijo...

Para arreglar ese caos tendrías que dejar de leer libros, escribir proyectos y fumar. Tu verás...

Ya sabes, a mi me encantó ese cuarto en particular y tu casita en general.

Me quedo con la frase "quien fui y quien soy". Ellos parece que no han evolucionado tan positivamente como tú.

farala dijo...

eso digo yo eso digo yo ¿¿y esa novela?? ¿pa cuando? me dijiste un año!!! ainssss me muero por leerla... tan suculenta

PULGACROFT dijo...

jajaja vaya panda!!! unos intereses muy interesantes jaja
;)

Pena Mexicana dijo...

Me ha dado mucha ternura tu pandilla... supongo que si volviera a México habría alguna ex pandilla que me sometería a un interrogatorio similar... aunque tal vez no, eran los amigos de mi (dis)pareja! jajajaja

besitos marmarita

Mármara dijo...

Ya sé que miras con muy buenos ojos todo lo mío, Calvin, suiti, pero se pueden leer libros, escribir proyectos, incluso fumar, sin que el kaos se apodere. Bueno, de mí se apodera a poquito que lo dejo, tengo que lo reconocer. Me lo pongo de objetivo para el próximo curso.
En realidad, lo mío, durante aquellos años, fue una involución, de la que empecé a salir allá por el año 95 cuando me separé. Una mínima parte de ese gupo, con sus cosas buenas, que las tienen, permanece anclado. Hay vidas para todo.
Pienso que este verano va a ser muy fructífero, en ese sentido, Faralilla. Ya lo verás.
Te digo, Pulguina, que, a pesar de los pesares, les tengo mucho cariño y agradecimiento, también. Es un grupo con el que pasé, y paso, muy buenos momentos, que me ayudaron a salir del armario y a vivir con naturalidad mi opción, en un momento en el que las cosas no eran, ni siquiera, como ahora, aunque nuestros intereses sean tan diferentes, desde hace, ya, algunos años.
Yo creo, Pena, que los grupos se nutren tanto de sus alegrías como de sus frustraciones. Cuando una parte del grupo siente que su vida no le da muchas alegrías, comprobar que hay alguien a quien, según sus parámetros, le va peor, como que consuela, pero sin el como.

prófuga dijo...

Marmarita, la solución la tienes delante. Para qué quieres esos dos pares de sabuesos? Bilbo, Tiza, atacad!

prófuga dijo...

Perdone usted, "ese par", quería decir (es que son tan sanguinarios y letales que valen por cuatro)

Mármara dijo...

Pues, tienes razón, Profu, pasa de que no me los dejaron llevar, que sino... Porque, otra cosa, no, pero este par de sabuesos que tengo, por mí, ¡MA-TAN! (Sí, claro, Belén Esteban fue tema de conversación en la reunión)

Tantaria dijo...

Mira, no sé si debería decírtelo pero igual no te has dado cuenta: Tus amigos no salen en las fotos, salen los amigos de Shrek.

Ico dijo...

Hay gente por la que no pasa el tiempo y se quedan estancados en lo que fue y lo que vivieron...ya no estamos para tanta ingesta de alcohol, a mi la salida del sábado me dura hasta hoy..

Mármara dijo...

Qué buena eres, Tantaria. Ya quisieran, algunos miembors de la mi pandilla petarda parecerse, si quiera, a la dragona de Srhek.
Dos días, me duró la resaca de las caipirinhas, dos. Si es que, ya no está una entrenada, ni falta que le hacen según qué entrenamientos.

dintel dijo...

Es mucho mejor la resaca de mojitos... ya lo verás. ;)

Tantaria dijo...

Yo lo decía por las caras verdes, ¡que conste! Además como dice una amiga mía, beber no es malo ni sienta mal. Lo que fastidia es la resaca!!

Mármara dijo...

Si tú lo dices, Dintelilla, habré de creerte yluego, si lleara el caso, reconverte, que ya esá una en una edad muy mala para cualquier tipo de resacas.
¡Ay, madre, fía, Tantaria, que despiste, el mío! 'Amos, que no caer en lo de las caras verdes, acte manqué donde lo haya, ye pa matame.

BUR dijo...

Jo que nombres mas originales los de tus perritos :)

 
Free counter and web stats