jueves, enero 06, 2011

La vida imaginativa de las mañanas ociosas

Si creíais que iba a ser la única fumadora que no se manifestara, o manifestase al respecto, es que no me conocéis lo más mínimo.
Vamos a ver, para empezar, que quede claro que estoy completamente de acuerdo con la susodicha ley. Gracias a ella, las cafeterías y restaurantes volverán a llenarse de criaturas correteando entre las mesas, sin exponer sus tiernos pulmones al humo asesino, bien sea acompañadas por mamá y papá, papá y papá, mamá y mamá, güelito, o güelita; las mamás de la asociación Pro-amamantar, podrán dar el pecho a sus criaturas en cualquier garito, a cualquier hora, sin poner en peligro la salud de su lactante, para regocijo de toda la concurrencia.

Ahora bien, desde aquí os lo digo, a esta, como a todas las leyes progresistas e innovadoras, le falta la consiguiente partida presupuestaria para desarrollarse en toda su magnitud.
Por ejemplo, para volver a levantar, en cada Plaza Mayor de todos los pueblos y ciudades de este Reino, un rollo (ignífugo, of course) en el que amarrar a quienes se empecinen en continuar atentando contra la salud pública con los malos humos de sus cigarrillos, a fin de que se sometan al merecido escarnio público.

De contar con fondos suficientes podría, a mayores, complementarse con una pira (ignífuga e incruenta, of course) en la efectuar unos buenos tratamientos de choque, a base del humo procedente de la quema de residuos sólidos urbanos (RSU), de procedencia orgánica, con lo también se contribuiría a la eliminación de estos residuos.
Lo de la pira tendría una ventaja añadida. Se podría contratar a todos los tenores sobrantes de los espectáculos musicales que no van a poder representarse a causa de la crisis, para que amenizaran el evento con la interpretación de la celebradísima aria de Il Trovatore, de Verdi, Di quella pira (Di quella pira l'orrendo foco…), con lo que, a mayores, se fomentaría, entre la juventud, el amor por la ópera.




Bueno vale, podrían alternar los tenores con las sopranos, que interpretarían, por ejemplo, el O mio babbino caro, de Puccini (que no tiene nada que ver, pero que me gusta a mí).


Desde aquí, en esta mañana de Reyes, gris, lluviosa y desapacible, os animo a que aportéis vuestras propias ideas, que me comprometo a enviar a Leire Pajín.

13 comentarios:

Klaudina dijo...

Ostras, ¿y por qué esa puya en contra de críos en los bares y madres que los amamantan? ¿O soy yo, que estoy tiquismiquis?

By the way, mi madre con una mano me enganchaba a la teta y con la otra sujetaba el ducados.

Podría ponerme gruñona y decir: eran otros tiempos y mira, sin tanta tontería y contemplación, aquí estoy, mira qué tía más maja que soy.

Pero no me siento ahora mismo una tía tan maja y además soy demasiado jovenzuela, soy demasiado de estos tiempos, me temo.

Cada loco con su tema, que dice mi madre. Y cada cual con sus susceptibilidades.

Y el caso es que últimamente, en mis fantasías de bollera disney, en diez años estoy felizmente casada y tengo una hija. En algunos de mis fantaseos hasta soy stay-at-home mom (o lesbian dad, vaya). Vaya, muy disney todo. Pero en bollo, así que lo uno por lo otro.

Y esa versión futura y mejorada de mí misma le dirá a su madre: mama, no me fumes a la nena, que luego no me crece.

Y eso explica mi susceptibilidad. Ese hipotético yo futuro que me mantiene a flote en oh, estos tiempos de crisis veinteañera. Eso, y la niña que fui.

Ay, no me hagas caso. Cada loco con su tema.

Klaudina dijo...

¡¡Ay!! ¡¡Y tengo que hacérmelo mirar!! Cada vez que comento en un blog, es pa llevar la contraria. Y es hablar de tabaco o de infancias o de infancias y tabacos y hale...

Cada loco con su tema.

La Mujer D dijo...

Ideas a Pajotes? nada nada, no contribuyo, no no no. Nada, ni para bien ni para mal. O mio babbino caro... sin palabras. YO la he escuchado, siempre puedo encontrar MARAVILLAS con las que deleitar mis oídos ;)

Un besote!!
P.D.- Que el darte ideas para la Pajotes... ya dije que no, no? Bien.
Muuuaka!

Marcela dijo...

Pues con lo de no fumar en sitios públicos estoy de acuerdo, mira tú, ahora bien con lo de tiernos infantes (las infantas ya no están tan tiernas) que corretean a su bola creo que habría que hacer otra ley. Sitios en los que esté prohibido que entren familias con descendencia, y es que llevo mal el griterío y la infancia, chica, qué voy a hacer, será que a mí el instinto maternal nunca me vino. Ideas para la pira no te doy, que luego te chivas a la ministra, jajajaa.

Sra. Castafiore dijo...

Para la próxima edición de los cuentos populares españoles, van a dar un merecido relevo a lobos feroces, horribles ogros comeniños, ojancanos, sacamantecas y hombres de saco, para sustituirlo por el tipo del puro, la dama del pitillito, o el abuelete de la cachimba

dintel dijo...

Pues yo soy de pocas ideas, factib les, digo... así que lo dejaré para el resto de la humanidad.

Mármara dijo...

No es que me parezca bien que entres en un blog, el mío, o el de cualquiera, a polemizar, es que me parece fantastico, Klaudina. No es de quienes están en consonancia con nosotras de quienes más aprendemos.
Y ahora, al asunto. ¿Crees que un bar es el lugar más apropiado para estar con una criatura, aunque ya no haya humo? En otro orden de cosas, ¿Tengo yo que soportar que el griterío, de menores reclamando atención y de mayores recriminando, rompa la calma de un restaurante en el que estoy pagando por comer a gusto y en paz?
En el tema de tus fantasías Disney no voy a entrar, son demasiado personales.
Oído cocina, Mujr D, oído cocina: ni una sola idea a Pajín.
Me alegro de que te haya gustado la pieza. Es la que suena en la alarma de mi móvil cada mañana para despertarme.
Yo también estoy de acuerdo en que no se fume en lugarespúblicos, con lo que no estoy tan de acuerdo es con la invitación a la delación, con la estigmatización, con la persecución absurda. Con eso no estoy de acuerdo. Aunque me hubiera gustado que me dieras algunas ideinas para Pajín, la verdad :P
Esa sí que es una buena idea, Casta, reescribir los cuentos infantiles. Me gusta, me gusta. Tomo nota. Érase una vez un mundo limpio y radiante, en el que sus habitantes vivían felices hasta que un día apareció un misterioso personaje que portaba, en su mano izquierda (que es la mala, mala) un objeto completamente desconocido en aquellas tierras. Un objeto que, cuando el personaje se lo llevaba a los labios, despedía un humo parduzco de olor... ¡La bomba!
Te lo perdono por lo que te lo perdono, Dintel, pero eso de que no tienes ideas factibles ves a contárselo a otra, guapina.

Irreverens dijo...

Bueno, como ya he soltado en otro blog de alguien que está tan indignado como tú con esta nueva ley, sigo opinando que si los españolitos/as de a pie fuéramos personas realmente educadas, nunca habría salido la propuesta de esta ley.

Yo no soy fumadora pero he salido con un par de personas que sí lo eran. Una de ellas era sueca y te puedo asegurar que nunca fumaba en casa de nadie (ni en la suya). Y que yo sepa en su país no está prohibido hacerlo. Pues eso.
:)

En cuanto a lo de los críos dando por saco, estoy de acuerdo con Marcelilla y tú mismita: por mí ya pueden sacar otra normativa para vetar su presencia en bares y restaurantes.

Y así, a este paso, estaremos todos prohibidos y vetados por algún u otro motivo. Hasta la Pajín, ¡fíjateloquetedigo!
:P
:P

Besines mil, Marmarita.

farala dijo...

pues yo...

estoy encantada con la ley. Como fuera casi a diario y estaba harta de saborear mi segundo plato con el cigarro del de al lado, la verdad.

de lo de los niños: qué horror!! cuando te tocan (muy a menudo) familias de esas que colocan a los nenes en un extremo y se olvidan de ellos!!)

Mármara dijo...

No, Irre, no, yo no estoy indignada con la ley. Es más, me parece muy bien que nose fume en los espacios públicos porque, no sólo porque se perjudica o molesta a otras personas, si no porque, en verdad, el incivismo de este país es tan tremebundo, que las compañeras y el compañero con quienes fumaba, fuera del instituto, durante los recreos, ¡¡¡¡TIRABAN LA COLILLA AL SUELO!!!!!, teniendo una papelera a dos metros. Lo que me molesta es la demagogia barata y el cinismo que la rodeado el asunto. Y lo de animar a la delación, que me parece una actitud fascista. Y lo de llevar todo a los extremos y querer se más papistas que el papa. Eso es lo que me molesta, no la ley que cumpliré a raja tabla como intento cumplir el resto.
Porque, vamos a ver, ¿qué sentido tiene quitar los espacios de los aeropuertos? ¿O prohibir fumar en el jardín de un centro hospitalario, donde la gente espera de tod menos buenas noticias? A eso lo llamo, yo, acoso y derribo que, por cierto, no se produce con otras leyes más importantes que esta.
Fralilla, fía, si saboreabas tu 2º plato con el humo de la mesa de al lado es que estabas comiendo en zona reservada a ese efecto. Podías haber elegido otra zona, libre de humo, que las había, por lo menos aquí, en mi pueblo, pasaba.

iTxaro dijo...

uy uy uyyyy no se si hay "malos" humos por aquí jajajajjajaja

yosu dijo...

Pues yo creo que habría que prohibir que los menores estuvieran en la calle a partir de las once de la noche, por ejemplo, y menos que estén en los bares...

Y sobre el antihumo,,, puffff jjaajaja es un lío, yo creo que tendrían que valorar el tema de que no habrá humos en los bares, pero sí más ruido en la calle porque la gente sale a fumar a las puertas de los establecimientos, se ponen de paliqueo y a las 12 o la 1 de la mañana pues hacen ruido... las colillas que si antes había por la calle NO OS HACÉIS UNA IDEA DE TODAS LAS QUE PUEDE HABER A PARTIR DE AHORA, que las que trabajamos en hostelería haceoos una idea de lo que es pararse ahora a fumarse un cigarro, lo que tenemos que hacer...
na que yo estoy un poco estresada de verdad.

Besinos¡¡¡

Mármara dijo...

¡Qué va, iTxaro! Nada de malos humos. Pelín de hartazgo, sí, malos humos, no :P
Adelantaría la prohibición a las nueve de la noche, Yosu, que es la hora en la que las criaturas han de cenar, e irse a la camita a descansar.
Y sí, lo vas a tener muy difícil, para parar, aunque seaun minutín, a echar unas caladinas, pero, y por experiencia te lo digo, a todo se hace una. Que yo llegué a fumar en clase (poco, pero alguno sí que cayó) y luego, cuando prohibieron fumar en los lugares de trabajo, llegué a pasar mañanas enteras sin fumar, y ni me morí, ni nada ;)

 
Free counter and web stats