sábado, abril 02, 2011

La vida poco cocida, casi cruda, de la realidad

Escucho en la radio, RNE, por más señas, que se ha creado la Real Academia Española de Gastronomía , la RAEG —bonito, a la par que sonoro acrónimo, que, no sé por qué, me recuerda a la onomatopeya de vómito. La locutora, que se decía en tiempos de mi padre, que también lo fue, en Radio Asturias, entrevista al Presidente de la susodicha institución, don Rafael Ansón. Presidente, no podía ser de otra manera. Por supuesto, la gastronomía es cosa de hombres, como la restauración gastronómica, la Lengua, la Ciencia, la Historia y, por no extenderme, el mundo mundial.

Cocinar, cocinamos, mayoritariamente las mujeres, restaurar, restauran los hombres. Así ye, no tien mal que paecer.


Aquí, el plantelazo de afamados restauradores a los que se han concedido 3 estrellas REPSOL


Venía, yo, hacia mi casa pensando que igual, ya que se trata de una Real Academia de novísima creación, no como la RAE, que necesitó doscientos sesenta y cinco años para que sus estatutos permitieran que una mujer, Carmen Conde, se sentara en sus sillones, más concretamente en el sillón K, letra que, no sé si será coincidencia, ocupa dos páginas y cuarto en el DRAE y que, a su muerte, ocupó Ana Mª Matute.




Se conoce que hacer un diccionario no contribuyó lo suficiente a limpiar, fijar y dar esplendor a la lengua española.



La misma Real Academia que impidió la entrada a María Moliner, no el siglo XIX, no, a finales del siglo pasado, en 1972. En el siglo XIX se la negaron a Gertrudis Gómez de Avellaneda, Concepción Arenal y Emilia Pardo Bazán.



Qué cosa, oyes, ¿no le ponen un sello a Carmen Conde cuando ya nadie escribe cartas?


Venía, yo, hacia mi casa pensando (¡estúpida inocencia!) que ya que hay una Ley Orgánica que promueve la igualdad efectiva de hombres y mujeres (la LO 3/2007, de 22 de marzo, para ser exacta), la RAEG sería un modelo de paridad, un espejo en el que se mirarían las demás Reales Academias, ejemplos vivientes de ese patriarcado trasnochado que nos domina.

Corro a Internet a buscar la página de la RAEG y, ¡oh sorpresa!, los académicos son, en su mayoría varones, como se puede apreciar en este gráfico.



Los señores reales académicos de la RAEG, y la cuota.


Llueve, en esta, mi pequeña villa provinciana. El cielo, tan azul y brillante, ayer, se ha vuelto a teñir de gris. La niebla envuelve las montañas que se ven desde mi ventana. El termómetro ha bajado quince grados, en menos de veinticuatro horas recordándome que aquí, en mi Asturias del alma, la Primavera sólo está en el calendario. Como las leyes de Igualdad. Como las aspiraciones de igualdad efectiva. Papel mojado, tan mojado como las calles de mi barrio.

22 comentarios:

Alsine dijo...

Amiga, en mi cuidad (nada provinciana pero a la par de mojada nada regia)
también están las igualdades impresas en papel mojado.

Candela dijo...

Ya ves, entre un cocinero y una cocinera ¿qué palabra viste más? ¿Y entre un modisto y una modista? Y no será que las mujeres no cocinan ni cosen ni diseñan, pero... habrá quien se atreva a decir que el ingenio y el arte no las acompañan. Chungo chungo.

Mármara dijo...

En tu ciudad, en la mía, en el mundo mundial, Alsine, mal que nos pese.
Así es, Candelilla, así es. Cuestión de autoestima que, al fin y al cabo, es cuestión de educación, como todo en esta vida. Y sí, habrá quien diga que las mujeres carecen de genio creador, incluso con las pruebas de lo contrario en la mano. Esa es nuestra labor, aquí y ahora, la de educar mujeres que se sientan seguras de sí mismas, que valoresn sus logros, que luchen por subir, cada día, un peldaño más en la lucha por la igualdad.

aminuscula dijo...

Mármara, así é. Crudita, crudita realidad por los tiempos de los tiempos.
Por cierto, en mi casa nunca ha restaurado nadie.

Marcela dijo...

este post es una obra de arte, gracias Marmarita.

iTxaro dijo...

demasiados papeles mojados

ISA dijo...

Cuando empezó a utilizarse la palabra "restauración" para la cocina menudo lio tenía yo en la cabeza, siempre pensaba que se referian a muebles, y aun hoy me cuesta utilizar ese palabro.
A mi lo de que haya más hombres famosos como cocineros, u otras labores "propias" de la mujer, no me extraña. Ellos se pueden dedicar a la profesión las 24 horas del dia y la mujer ¿que?: la casa, los niños, la intendencia..., es lo que es aún hoy dia, el hombre se puede dedicar más a su trabajo que la mujer. Nosotras si encima tenemos hijos, la conciencia nos remuerde si pensamos que no los atendemos bien. Ellos sienten de otra manera, creo.

La Mujer D dijo...

Y yo que jamás leo lo de (LO 3/dosmiltal...) gracias por la aclaración igualmente.
Y dicho esto... Quien no puede estar totalmente de acuerdo contigo? Así es, los hombres (a los que superamos en TODO, excepto en fuerza física) siguen creyéndose superiores en TODO y se les sigue valorando de la misma forma absurda.
En fin, que cambiará, que esto tendrá que cambiar, confio.
Un besote!! :)

Mármara dijo...

(Megaüenblogger, que me ha borrado todas las respuestas)
¿Sabes qué te digo, aMI? Que estoy hartita de que sea así. En mi familia, la que restaura ye la mi cuñada A, que recupera muebles antiguos.
Gracias, Marcelilla. Mucho me presta que t'haya gustao, oyes.
iTxaro, tal parece que los papeles mojados sean característica de esta sociedad en la que vivimos.
Me pasaba lo mismo, Isa, y me pasa, con la palabra restauración. Si hasta García Márquez lo reconoció cuando recogió el Nobel y dijo que si no hubira sido porque su esposa se había ocupado de TODO mientras él se encerraba a escribir, jamás hubiera llegado a ser el escritor que es.
Yo tampoco me fijo, Mujer D, pasa que lo tenía a mano y me pareció bien utilizar el dato para darle más prestancia al post :P
Pero que conste que no les echo toda la culpa a ellos. Estoy segura de que cuando aprendamos a dale tanta importancia a lo que hacemos cmo ello, otro gallo nos va a cantar. ¿Cuándo? ¡Ah!, eso ya es harina de otro costal.

Jirafas en Gerundio dijo...

En efecto, considerando lo acertado de los comentarios y respuestas precedentes a la que aquí y ahora (si blogger no lo impide) dejo, poco más que añadir. AHORA BIEN, jeejejejeje, son representantes de una figura femenina, que SIEMPRE estará por encima de ellos y ellos estarán a su servicio, LA ACADEMIA, femenino, muy femenina ella. (Quien no se consuela es por eso, por que no le sale, hala!) :)

Isabel - Frabisa dijo...

Da gusto que tu cabeza no pare y que generes tantas ideas de camino a tu casa, ha sido muy entretenido leerte.

El camino es largo, yo aún no veo el final, me temo que a este paso, no me tocará por edad...

besitos

ISA dijo...

Yo soy muy negativa en este tema y pienso que mientras la mujer sea la única que pueda tener hijos, siempre estará en un segundo plano o estos estarán desatendidos, hasta que sean mayores e independientes.
Naturalmente que habrá casos de lo contrario, que sea el hombre el que se ocupe más del hogar y la mujer a su carrera, pero diría que son pocos o no significativos. Y siempre cuando hay dinero por detrás, véase dos casos conocidos por todos como es el de Esperanza Aguirre o Ana Botella, las dos del PP, qué casualidad, tan defensores ellos de la familia.
Y no hablemos de las familias monoparentales, casi siempre formada por la madre y el/los hijo/s.

Mármara dijo...

Positiva, a la par que optimista perspectiva, Jirafa, gracias a la cual se me ha diluido un poquitín el cabreo que me asalta cuando doy en pensar sobre el tema.
Yo tampoco veo el final, Isa, ni creo que, a causa de mi edad, llegue a verlo. Es por ello que me conformo con disfrutar de los avances, que los hay, y con la labor de zapa que realizo a diario en mis aulas.
Visto lo visto, no me extraña que seas pesimista, Isa, pero, por tu tranquilidad, casi que me permito recomendarte que tengas en cuenta los grandes avances conseguidos, que son muchos, y de mucho peso. Sobre el tem "PP y familia", no voy a hecer eclaraciones, que me enciendo.

errante dijo...

Te digo que sigue siendo un placer leerte, y que las tres últimas frases pesan como una losa.

Mármara dijo...

Pero, pero, Errante, ¡qué alegría leerte otra vez!
Conste que sé de ti, por quien tú ya sabes y que me alegran mucho, mucho, las noticias que me llegan.
Me encanta que hayas vuelto a pasarte por aquí.
Un beso fuerte, fuerte.

Belén Suárez Prieto dijo...

Hola.
Me estreno en los comentarios de este blog, que me requetechifla, que desde que lo descubrí estoy enganchada y que me hace aprender mogollón.
Hoy es un día especialmente heavy porque la asquerosa violencia machista sigue existiendo y los cafres la jalean (Sostres), pero, por otra parte, después de la indignación extendida, Pedro J. ha retirado el texto de marras de la edición digital de su periódico. No es que sea una acción para tirar voladores, pero sí es verdad que la acción conjunta y levantar la voz consigue cosas, ¿no creéis?

ISA dijo...

Mármara ¡claro que aprecio el momento en que vivo, aun con sus carencias!. Cuando yo me casé no podía tener una cuenta de banco a mi nombre o trabajar o sacar el pasaporte o hacer cualquier cosa que las jóvenes de hoy tienen como normales. Y no hace tanto tiempo ¿30 años? o es que a mi se me han pasado volando.
Tengo alguna foto, que algún día pondré, con la bandera de Falange cuando estaba haciendo el Servicio Social, indispensable para trabajar o sacar el pasaporte y otras cosas. ¿Hablamos del divorcio o aborto, que directamente no existía? y además que no se enterara nadie porque caias en lo peor.
Cuando me casé, yo trabajaba en unos laboratorios farmaceúticos. ¿Crees que me preguntaron si queria seguir?. Me dieron el finiquito y hasta otra.
Madre mía. Esto es como contar las batallitas de los abuelos pero insisto que no ha pasado tanto tiempo para los avances que hemos tenido las mujeres. Que falta mucho, pues quizás, pero claro el problema de las jóvenes es que no han vivido en otra época y no lo entienden. Te lo digo por mis propios hijos que me miran con cara "rara" cuando alguna vez sale este tema a colación.
Bss

Mármara dijo...

Gracias, Belén, por tus palabras, por tu fidelidad. Me encanta que te guste lo que escribo y que me digas que aprendes, tú que tanto sabes de estos temas tan nuestros.
De lo del impresentable de Sostres no voy a decir nada. Pero de Pedro J... Una multa ejemplarizante, le metía, yo, para que dejara de coquetear con la misoginia y el terrorismo machista, ya verías como así le funcionaban mejor los filtros. Pedazo de cabrón.
¡Coño, Isa, si casi somos de la misma quinta! No me tocó vivir en mis propias carnes semejante dislte, pero sí a mi madre, aunque mi padre jamás hizo uso de las prerrogativas que le daba el régimen.
En cuanto a la juventud, han tenido mucha suerte de no tener que vivir lo que nosotras, durante el franquismo, quizás por eso no aprecien lo que hemos avanzado. Es cierto, queda mucho, muchísimo, pero también es cierto que queda mucho menos que cuando tú y yo teníamos veinte años.

yosu dijo...

jajajaaj RAEG onomatopeya de vómito???jajajajajaaja que buenooooooooooo que buenoooooo¡¡¡¡

Y después de la carcajada... de qué te sorprendes?? si los programas de cocina de la tele están acaparados por hombres, cocineros famosos españoles todos hombres...

Besinos¡¡¡

Irreverens dijo...

Podría soltar un rollo panfletario pero lo cierto es que ya no tengo la cabecina para estos temas que tanto me reviran las tripillas.
Así que permíteme que simplemente te deje un besín y un buen abrazo, que mira que hacía días que no me pasaba yo por aquí.
:)

Mármara dijo...

Pues, recibo encantada el abrazo y te envío otro de vuelta, junto con mis mejores deseos para este domingo primaveral.

Ico dijo...

y si te dedicas a desmunuzar la realidad y ver que de la equidad sólo queda papel mojado sólo te queda o mudarte a Suecia, que parece que la cosa va mejor allí o tirarte de los pelos,( eso de ir por la banda de en medio ya lo practicamos cada dá,no y decimos que las cosas de palacio van despacio)... pero qué coño, si nosotras estuviésemos ahí sería no sólo más rápido sino más práctico.. un beso

 
Free counter and web stats