jueves, abril 26, 2012

La vida desoladora de la realidad escolar y una presentación obligada


Esta mañana di una charla-taller para las madres (los padres también estaban invitados, pero no asistieron) del AMPA de un colegio de mi localidad, con motivo de la Semana Cultural que hacen coincidir con el Día del Libro.
Por aquello de que una es lo que es, y estábamos en lo que estábamos, elegí, como tema, "Las mujeres en la Literatura.

Para empezar el taller, les pedí que recordaran su primera experiencia como lectoras, aquella que tuvieran más vívida en la memoria, y que intentaran revivir las sensaciones que habían tenido entonces y las expresaran en un par de palabras.

Cosa curiosa, todas las que se decidieron a compartir su experiencia con el grupo, nos contaron lo que habían sentido cuando aprendieron a leer. Todas, menos dos.
—La mía no es una experiencia bonita —dijo una de ellas. Me acuerdo, como si fuera ahora, de que, cuando estaba en 4º de EGB, nos obligaron  a leer “El Principito”. No entendí nada. Por más que lo leía, y mira que lo leí veces, no entendía nada de nada. No pude hacer la ficha que me pidió la maestra, ni resumirlo, ni decir lo que más me había gustado, porque no lo entendía. Lo pasé tan mal, que odié el libro y dejé de leer.
—Hace poco —continuó—, fui a una librería con mi hija y lo vi allí. Habían hecho un libro de dibujos. Se lo compré, y lo leí. No entendí nada. Odio ese libro. Odio los dibujos.





Y hasta aquí puedo (y quiero) escribir sobre este tema. Aún tengo el corazón encogido.

Y sí, amable concurrencia, por fin, hela aquí, ella, la mi tabletina. He dado en llamarla Barbie, por aquello los complementos.















La tapina me hace juego con el sofá

Excuso deciros que estoy emocionada. Que me siento como cuando tenía siete años y SS MM los RR MM de Oriente, nos pusieron, a lamirmana y a mí, un supermercado. Con sus cajitas de madera, sus frutas diminutas, las barritas de pan, los pescadinos…, la pesa, y ¡la caja registradora!
Así es mi Barbie. Con sus apps para lo que se lo pidas, tan monas, tan chiquitinas, ellas, y tan grandes, que te las bajas y luego las tiras, o no.















La primera aplicación que me bajé fue "Star Walk", en honor a Maruja Torres
Ya os iré contando, y pidiendo consejo, of course. De momento, ando en modo pruebas. Y lo que pruebo, que diría la mi amiga Frabisa, me rechifla.

17 comentarios:

Alson dijo...

He de decir, en defensa de esta "pobre" madre, que yo tampoco lo entendí y dista de ser mi libro favorito pero no dejé de leer, aunque me enganchara de por vida a TinTín.
Cosas de la bendita ignorancia.

Marcela dijo...

la tu Barbie ye genial, maja, a disfrutarla a topeeeeee.

Irreverens dijo...

Seguiré con atención tus primeras experiencias "barbiescas".
:)
Felicidades y que la disfrutes por mucho tiempo.

En cuanto a la madre que no entendió El Principito... dile que somos unas cuantas las que no pillamos mucho en su día.
Pobre mujer.

Anónimo dijo...

Lo que más me jode es que, sabiendo lo que sabemos sobre las consecuencias de obligar a leer, se sigue, erre que erre, "llevando la burra al río".
En cuanto a la mi Barbie, la disfruto a tope. ¡Vaya si la disfruto!

Blau dijo...

Fiaaaa, te felicito por la tu barbie! guapina, estas hechoa un crack, alegrome por ti.

Besucos

ISA dijo...

Lamento, como Alson, que a mi tampoco me gustó "El principito", tampoco, tampoco que ni le he dado una segunda oportunidad, sin embargo recuerdo que me encantaba, y sigue, Galdós..... Esto de la lectura y la literatura no hay por donde cogerlo.
Algunas personas me comentaron en su dia que le cogieron una manía horrorosa a leer por los libros que eran lectura obligatoria en el cole o en el instituto.
Quizás habría que encarar el "problema" por ahí.

Candela dijo...

A mí me gustó cuando lo leí, pero hay tantísimos libros que no me gustan y que dejo abandonados en sus estantes... No estoy del todo de acuerdo en la lectura obligatoria para los escolares de una serie de libros. Más de uno ha aborrecido la lectura a causa de este obligación, porque le ha tocado un libro que no le ha enganchado, o más de uno.

Cuando yo estudiaba, se leían textos aislados (de Platero y yo, recuerdo uno) y los libros de lectura los escogíamos de la biblioteca y solo unos cuantos eran obligados (yo recuerdo solo las Rimas y Leyendas de Bécquer).

Tu barbie es una monería. Quiero una. Bonita cosa has hecho con enseñármela, ahora que estoy por regalarme caprichitos!

Un beso gordo

Candela dijo...

Añado algo: Escogíamos los libros porque la "maestría" de nuestro o nuestra profe nos leía algún texto precioso y nos contaba cosas bonitas de aquel libro.

Jirafa Gerundio dijo...

Mi primer libro fue Juanita la Larga (eso de las alturas y longitudes verticales como que me viene de lejos) No todo el mundo goza del placer de la lectura, y las obligaciones, ya se sabe.

Tu Barbie mola
http://www.barbiemamuse.com/barbie_ga_joconde_vinci.php

Marmara dijo...

Gracias, Fía. Es una gozada. Y cuando aprenda a sacarle todo el rendimiento, ni te cuento lo que va a ser. Besinos desde tu Asturias.
Isa, yo creo que a los 9 ó 10 años habrá muy pocas criaturas que hayan entendido y, mucho menos, disfrutado "El Principito". En efecto, se trata de que, a estas alturas, sabiendo lo que sabemos, se sigue obligando a leer. Ése es el problema. ¿Por qué? Porque la mía, aparte de ágrafa, es una profesión en la que, a pesar de Piaget, imperan las obligaciones. Y ya sabemos lo que ocurre cuando te obligan a algo, que lo rechazas de plano.
Ahí l'has dao, Candelilla. Ese es el secreto: contagiar la pasión por el conocimiento, por la lectura, por la música, por la física, la historia o las matemáticas, es la clave de nuestra profesión. Es la pasión la que mueve el mundo, no la obligación. ¿Nos enteraremos alguna vez, en la Escuela?
Otrosí digo: si estas por darte caprichitos y te decides por este, no te vas a arrepentir, te lo aseguro.
Girafilla, me he perdido algunos autores ( autoras, como no nos obligaban, me he perdido menos), por la cochina manía de obligarnos a las lecturas, seguidas de las consabidas fichas.
Le echaré un vistazo a esa página que me recomiendas.

Anca Balaj dijo...

Sobre la realidad escolar, lo peor es que ahora los tiempos y los medios están cambiando y es esencial tanto saber expresarse como la comprensión lectora. Y esto no se consigue, entra en cualquier foro y verás qué conversaciones de besugos.

Sobre Barbie, es monísima. La segunda app que te tienes que bajar si quieres usarla para escribir es AwesomeNote (de pago) que es lo mejor que hay para escribir y además se sincroniza con dropbox o google docs, según prefieras. Y es muy bella.

iTxaro dijo...

A mi me obligaron a leer El Principito en francés y no entendí nada de nada

El libro que más odié fue Viaje a la Alcarria (la de hojas que copiaba en BUP porque a la profe de lengua le daba por hacernos escribir 2 veces las páginas, si algo no le gustaba lo repetías)

Ainsss qué mona es tu Barbie


besazos

ISA dijo...

Muchas veces pienso, desgraciadamente, que el lector nace, no se hace. El buen lector, porque para leer best sellers y esas cosas, tampoco hace falta mucho esfuerzo.
Mis hijos, cuando eran pequeños, leian lo que yo creia era "lo mejor de lo mejor". Ahora que son mayores, me espanto de lo que veo en sus librerías. El hábito de la lectura lo tienen, eso si, ya me encargueé yo, pero NO el de la buena lectura tal y como yo la entiendo.
Y entre mi única hermana y yo, lo mismo. A mí nunca me dijero qué o lo que tenía que leer, para mi era instintivo. Mi hermano no leia ni lee nada que pueda ser aprovechable. En mi opinión claro.
Lástima

Mármara dijo...

Tienes razón, Anca, no se consigue, porque la Escuela va por detrás de los tiempos; porque se desprecian los saberes de nuestro alumnado, en vez de integrarlos; porque, a pesar de que sabemos que "a leer se aprende leyendo, y a escribir, escribiendo" seguimos cargando las tintas en la gramática, en detrimento de la competencia comunicativa. Mientras no cambiemos el chip, me temo que seguiremos produciendo generaciones ágrafas.
Qué pena no haber sabido antes de la app que me recomiendas. Compré "Quick Office", que me permite generar documentos de Word, que es con lo que trabajo.
Pues, aunque no te los creas ,iTxaro, a estas alturas de partido, hay profes que siguen utilizando la misma técnica de "animación a la lectura". Y así nos va, claro.
Mona, eficaz y entretenida, ye lamiBarbie. ¿Para cuándo una partidina de "Apalabrados"? Pero, que sepas, que sólo me ha ganado Marcela.
Convendría revisar el concepto de "buena lectura y mala lectura", Isa. En mi opinión, toda lectura es buena. Aprendemos, de todo lo que leemos. Es más, obtener placer en la lectura, ya es suficiente rédito. ¿Has leído el artículo de Maruja Torres en EPS? Te lo recomiendo.

Morgana dijo...

que felicidades por la "tabletina"... yo quiero unaaaaaa!!!! Y que de animación lectora o desanimación lectora.. sí, mejor lo hablamos otro día... hasta el gorro estoy yo también de lo mismo.

Besos, guapa!

dintel dijo...

A mí, directamente, no me gusta el libro ese. Y creo que lo entiendo.

Lenteja dijo...

Varias cosas: Para que l@s chavales lean, nada como comunicar la pasión , la emoción y la otra vida virtual que vives cuando lees. Eso no todo el mundo sabe transmitirlo.
Yo tuve varios profes de literatura que era para despeñarlos directamente. (El de ética me dio las bases de porqué no había que hacerlo)je.
El Principito no me gustó nada de nada,; con la misma edad aproximada leí Momo y Ut y las Estrellas ; no los he olvidado.
Misterios....
besos.Lenteja

 
Free counter and web stats