martes, febrero 14, 2006

Perlas envenenadas de ayer y de hoy


No consiento que la mujer enseñe ni domine al marido, sino que ha de estar en silencio.
Pablo de Tarso, 1ª Carta a Timoteo (siglo I). Citado por Carmen Posadas y Sophie Courgeon en A la Sombra de Lilith
La hoja Parroquial Aleluya, que edita el Arzobispado de Valencia, recoge la queja de una feligresa sobre maltrato que sufren las mujeres por parte de los hombres, y se horroriza ante las 63 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas en 2005. Alguien del Arzobispado (o próximo a él), que no tiene valor para firmar semejante disparate, responde a la feligresa: [...] Sin negar que ello sea verdad, conviene hacer dos precisiones. Primera: nadie ha confesado qué hicieron las víctimas, que más de una vez provocan con su lengua. (El varón, generalmente, no pierde los estribos por dominio, sino por debilidad: no aguanta más y reacciona descargando su fuerza que aplasta a la provocadora). [La segunda precisión me la ahorro]
Nadie me ha preguntado, pero si me preguntaran les diría que semejante canalla merece ser juzgado por apología del terrorismo y condenado a trabajos forzados.
Y luego nos escandalizamos ante el integrismo islámico. Hace falta valor.

6 comentarios:

Roma dijo...

Sí Mármara, SÍ, así es. Y cuánta razón tienes... nadie me ha preguntado tampoco a mí, y aunque no me pregunten, lo que digo es que esa hoja parroquial hace algo más que apología del terrorismo, para mí son criminales directamente, junto con el criminal ejecutivo, son inspiradores y alentadores del odio que "el varón" descarga en la mujer, en "la provocadora" dicen ellos.
Qué fuerte!, es increíble! Pero aquí en Valencia lo increíble está instalado en la más absoluta cotidianidad, lo increíble nunca deja de suceder. Ya verás como nadie le pide responsabilidades al arzobispado ni a nadie en absoluto.
Valencia es Valencia, por si no lo sabías, aquí todo lo que ocurre es magnífico y la gente vive a todo tren de felicidad y de riqueza subida al tren imparable del progreso. Si hay violencia es porque hay provocadoras, porque los varones, y aquí podemos morirnos de la risa o del pánico, no pierden los estribos por "dominio" sino por "debilidad".
Inconcebible! El mismo demonio no lo haría mejor.

Valentina dijo...

Con la cara de buena gente que pinto El Greco al de Tarso ¡Y lo que escondía!

Mármara dijo...

No tenía ni idea de que Valencia tuviera esa idiosincrasia que describes, Roma.
Ahora bien, de lo que sí estoy segura es de que nadie le pedirá explicaciones al Arzobispado que, en declaraciones a "El País", ya se ha lavado las manos, cual Poncio Pilatos.
Vuelvo a preguntarme qué ocurriría si a alguien le diera por decir lo mismo respecto a las víctimas del terrorismo de ETA.

Roma dijo...

Pues sí, Mármara. Sólo recordarte que hemos tenido como presidente de la Comunidad durante un tiempo inacabable al tipo del "alomejó", a ese individuo de Zaplana que no dudó en dejar su amada Comunidad Valenciana para irse volando a por el Ministerio de Trabajo que le ofreció su más amado Aznar, y que no hace falta que te cuente nada porque ya se le oye a todas horas "alomejar" a nivel nacional, pues imagínate! Aquí todavía estamos recogiendo sus platos rotos, arruinados hasta el fondo, y los que quedaron siguen avanzando en una huída hacia adelante (ahora con la Copa del América)descaradamente suicida. En fin... Ya te contaré, si te ves capaz de soportarlo.

yo, la peor de todas dijo...

mármara, de capullos y maltratadores con sotana o sin ella no hace falta ni hacer referencia. Este sacerdote salió por la tele diciendo que claro que si "uno se siente provocado..." no comment

Mármara dijo...

En el tema de los cerebros zaplanistas no quiero entrar, que me conozco y si suelto la lengua...
Pero parece que el Arzobispado de Valencia ha abierto un expediente a ese cafre y la Fiscalía General del estado está estudiando la posibilidad de denunciarlo por apología. Ojalá lo denuncien, lo juzguen y lo condenen. A él y a toda la recua autores intelectuales que lo secundan.

 
Free counter and web stats