viernes, septiembre 29, 2006

La vida inconsciente de las palabras

9 comentarios:

Marcela dijo...

Ejem, ejem, vayamos buscando, pues, querida marmarita, una estupenda canción para esos ojos azules verdosos, jjajajaaa.

Miranda dijo...

Hala! que estupendo, si estais las dos por aquí.
Pues besos a ambas, y vendré a vuestros blogos, que tienen una pinta magnífica.

M.

Mármara dijo...

Gracias, Miranda, serás bien recibida.
Pues sí, Marcelilla, sí, habrá que ir buscando otro soniquete, aunque, chica, si te digo la verdad, a mí la de los "Ojos Verdes" me chala.

Roma dijo...

Y no te parece, Mármara, que ella ya para siempre será la de los ojos "verdes como la albahaca" tenga los ojos del color que los tenga?
Y... qué pasó? sólo avanzaste en el conocimiento más hondo del color de sus ojos... o hubo más... digamos más profundos conocimientos...¿eh?
(Es graciosísimo el post que has puesto, me encanta la ironía, jajaaaa)

twiun

Mármara dijo...

Hija, que no, que no he avanzado ni lo más mínimo. Muchas risas, eso sí, muchas tonterías, pero todo en el ámbito de lo laboral, que ya ves tú. Al decir que no sé si terminaré por zanjar el tema antes de empezarlo...
En lo que estoy totalmente de acuerdo es en que se quedará con lo de Ojos Verdes (verdes co-o-o-mo la alba-ha-ha-ha-ca, chan, chan), pa los restos.

Ripley dijo...

Hola, que bonito, me encantaba el monstruo de las galletas. Tiene muy buena pinta tu blog, me volveré a pasar por aquí. un beso guapa.

Marcela dijo...

Es que este blog es una pasada, aunque lo haga una daltónica, ajjajajaaaa.

Mármara dijo...

Gracias a las dos por estas amables palabras que me han enternecido hasta lo más profundo de mi ser (daltónico, y pelín sinsustancia, todo hay que decirlo).

soleil dijo...

muy interesante

 
Free counter and web stats