martes, octubre 03, 2006

La vida perpleja de las palabras



Esta tarde he ido a El Corte Inglés al objeto de comprar unas fruslerías con las que rellenar la nevera que, como dice una amiga mía, estaba tan vacía que hacía eco. Y no he podido resistirlo. He tenido que comprar la docena de huevos que va dentro de la caja que muestro en esta imagen, al módico precio de 2.63 € (438 pesetas). La caja es una auténtica monada, con su precinto de Galicia Calidade y todo. Y los huevos, bueno, qué decir de los huevos: que si pintos, que si lisos, que si completamente ovalados, que si cada uno de un tamaño diferente... La repanocha, en huevos.

¿Qué tienen estos huevos (que no he probado, pero que estoy por apostar que saben como los de antes) para merecer semejante envase (que lo miro, el envase, y me quedo embobada)? Pues, que las gallinas que han puesto estos huevos viven en libertad en el Pazo Vilane y se alimentan de lo que pillan. Lo pone la caja, ahí, en medio. Dentro, una nota de una tal Nuria, que debe ser la que cuida a las gallinas, o la que vive con ellas en el pazo, o qué se yo, en el que te explica, con cita de Arzak incluida, la fantástica vida que llevan las gallinas en el pazo y , lo cuidadísimo que tienen su entorno y las excelencias de la producción. Y que no protestes si los ves pequeños, en relación con lo que has pagado, o la yema te parece pálida porque lo importante es la relación entre el tamaño y el peso, el sabor, el aroma y la consistencia. Porque en el Pazo Vilane no fabrican huevos, cuidan gallinas.

Mañana, de que los pruebe, ya os contaré.

6 comentarios:

Marcela dijo...

Manda huevos!!!!!!

La navaja en el ojo dijo...

Qué curioso. Pues ya nos diráS si están más ricos. Seguro que, como mínimo, te sientes mejor mientras te los comes al pensar que las gallinas eran felices;).

Mármara dijo...

No te quepa la menor duda, La Navaja. Tonterías aparte, no sabes lo mucho que me entristece ver el trato que se da a los animales en este país.

paula dijo...

pues yo creo que ha sido una buena compra. cuando voy a mi pueblo (el pueblo de mi madre) comemos huevos de las gallinas de mi tía (galicia calidade) y están riquísimos. aprovecho siempre para hacerme un huevo frito que es la manera como más me gustan los huevos... disfrútalos!

Cristal dijo...

¡Qué moderna! pareces de los estados unidos de América. Allí pagan lo que sea por alimentos teóricamente ecológicos.A mi me parece un engaño manifiesto

Mármara dijo...

Sagaz eres, a fe mía,Cristal. Moderna sí que soy, a qué negarlo, aunque tratándose de huevos, desde aquí te lo digo, estoy en la vanguardia más vanguardista. Fíjate: la frutería de mi barrio ofrece productos que llegan directamente de las caserías de los alrededores, desde manzanas a tomates, pasando por fabes, arbeyos, puerros, lechugues..., en fin. Y, concretamente, los huevos que consumo de forma habitual pónenlos les pites que pasen tou'l día d'acá p'allá po les caleyes. Así que, como verás, en cuestión de güevos, soy lo que se dice, una de las abanderadas de la vanguardia. Y no tien mal que apaecer.

 
Free counter and web stats