lunes, febrero 11, 2008

La vida demoledora de las meditaciones


(Capítulo 3x10. Bette abandona el retiro voluntario sin conseguir, la inocente, arreglar toda su vida)
En un tris estuve de salir huyendo de mi retiro, como alma que lleva el diablo, al menos cien veces, durante la jornada del sábado. En un tris.
Llegué a mi casa hecha fosfatina. Revuelta como una mona. Removida como qué se yo. Dormí fatal. Entre sueño y sueño, hasta soñé que Ojos Verdes se me avalanzaba y me pegaba un morreo de escándalo, no digo más.
El domingo me levanté tempranísimo y di vueltas por mi casa como una leona enjaulada, hasta que decidí que no quería volver allí. Que no, que no, y que no.
Cuando M. me recogió, antes de las 9 a.m., se lo solté a bocajarro: ¡No quiero ir! Esto no va conmigo. Hay técnicas y técnicas, y ésta no es la mía. No quiero ir.
Ni siquiera me dio opción (conducía ella). Eso sí, me ofreció un par de argumentos de solidez indiscutible y me arrastró hasta allí, a que terminara de removerme, revolverme y convulsionar, so pretexto de que sería mucho peor para mí si no cerraba el círculo.
¡Y yo que pensaba que iba a recolocar los palos del sombrajo! ¡Ah, mísera de mí! ¡Ah, infelice! Si, ya, ni siquiera sé lo que es ¡un palo!
Porque, cerrar, cerré el círculo. ¡Hostia, que si lo cerré! Y, desde aquí te lo digo, M., sabes que te agradezco en el alma que me arrastraras a aquel infierno, pero es que no siento las piernas, ni los brazos, ni el torax, ni el abdomen, ni la cabeza...
Lo que sí sentí, durante este fin de semana, fue todo el catálogo de emociones disponibles. A ver lo que hago ahora con ellas. A ver lo que hago ahora con los jodíos palos del sombrajo (si doy con ellos). A ver lo que hago ahora.

19 comentarios:

Marcela dijo...

pero, marmarita, vida mía ¿ande fuiste, mujer? Que no sé si te removió todo fatal o es que fuiste a una orgía zen. Cuídate, preciosa, que la vida no ye pa andar en sitios tan raros.

Glora dijo...

¿Eso es estar VIVA? ¿No?
Un abrazo fortísimo, mucho ánimo y a disfrutar de cada momento!

Frabisa dijo...

De verdad que no puedo contigo, jajjajajajjajajaj. Me haces reír desde tu primera palabra a la última. Y es que lo dices de un modo que suena a pachanga divertida. En fin, como te conozco, sé que la centrifugadora mental habrá funcionado a tope. Sé que eres muy inteligente y conseguirás acomodar ese mundo de reflexiones que te produjo el finde. Un besazo.

Pauline dijo...

¿ Dónde has estado que estás así? Sea donde fuere seguro que será para bien cuando domes y pongas en su sitio a todo ese revoltijo que tienes ahora danzando y gracias por contárnoslo así y sacarnos una sonrisa. un besazo

Blau dijo...

Mármara, pero pero peeeroo hacerom om om te ha causado esto???

Besines

errante dijo...

ummm, ¿tienes agujetas en las piernas? ¿dónde, exactamente?

Blasfuemia dijo...

Si es queeeee

A ver, está claro que para colocar primero hay que descolocar. Pero descolocada ya estabas, así que... mmmm... menuda batidora ¿no?

¿Por donde empezamos?

errante dijo...

oye, hablando de palos... qué pasó con los del golf?

MORGANA dijo...

Una vez estuve de retiro silencioso durante una semana y no lo vuelvo a repetir. Ahora, a un retiro de una semana (o más) a un Spa me apunto desde ya!

Por cierto, a ver si consigo alguno para Semana Santa.

Qué guapa la tu Bette... Besos!

Ohnenick dijo...

Si es que, a ver, quién te manda, alma de cántaro... Esas cosas no son buenas, no, no.

Marcela dijo...

Oye, marmarita ¿quién carajo ye la monja budista que sale en la foto???????

Mármara dijo...

Que no cunda el pánico (me lo digo a mí misma, principalmente). Sí, estoy revuelta, a qué negarlo. Ye lo que tienen el kundalini yoga (consultar Wikipedia), las meditaciones guiadas y los enfrentamientos, cuerpo a cuerpo, con la sombra (Jung, Carl Gustav), que te remueven los cimientos, que más no te los puede remover. Pero, oyes, que lo necesitaba como el comer; que las aguas estancadas quedan muy monas, con sus nenúfares y todo, pero que llega un momento en el que corres el riesgo de que te invada la putrefacción, y no es plan.
Estoy muy, pero que muy, contenta. Es más, me siento pletórica y convencida de que hay un antes y un después de este fin de semana, y que el "después" va a ser, ya está siendo, fantástico.
Y estoy muy, pero que muy, agradecida a la mi M. (desde aquí te lo digo, M., you are the first, the last, the everything), que me arrastró hasta allí, sin decirme ni palabrita divina de las jodías dinámicas kundalinis, y que no me permitió huir a grito pelado.
Empezar, no sé por dónde empezaré, Blasf, calculo que por el principio, o lo que es lo mismo, por el asuntillo de las emociones, que lo tengo manga por hombro.
Las agujetas las tengo en el alma, Errante, y los palos de golf, en barbecho, que no se puede estar a todo, jamía.
Bien que me alegro de haberos arrancado una sonrisita, que para dramas, dramas, ya tenemos bastantes en L, chicas.
La monja budista la puse para contextualizar, Marcelilla, mero objeto decorativo.
Al balneario me apunto siempre, ¿me recomiendas alguno en Lanzarote, Morgana?
¡Hala!, voy a ver si ya tengo colgado en YouTube el 6º capítulo de L, que ya me tarda ver cómo se las apaña la mi Bette esta semana para no follar con Tina de que se le ponga a tiro.
Gracias a todas por este apoyo, por esta complicidad, por este todo.

M. dijo...

Ha sido estupendo de verdad. ¡Cuánto me alegro de todo lo que cuentas!

Hoy, por primera vez en años, he tratado a las criaturas y a mi con absoluto respeto durante toda la mañana. Por esto ya me ha merecido la pena...

Yo, ya lo sabes, firmo por fines de semana como éste a pesar de su dureza aparente.

Un largo y gran abrazo jejejeje
M.

Mármara dijo...

Aunque sólo hubiera sido por esta mañana tuya, y por la mía, que también ha tenido lo suyo, y por todas las mañanas, y tardes, y noches que vendrán, efectivamente, habría merecido la pena.
No obstante, el próximo finde que nos regalemos, en Almeida de Sayago, please, luego, ya veremos.
Que sea doble, de largo y de grande, ese abrazo :-)))))))

marga dijo...

eso, a ver
;-)

errante dijo...

qué hay en Almeida?

Mármara dijo...

Un paisaje maravilloso, un esotérico balneario, unas aguas a temperatura ideal y con poderes curativos, un grupillo de masajistas de quitar el hipo, mucha paz, mucho silencio, mucha magia...

Eduardo Arias Rábanos dijo...

Que de tus dolencias, vivencias, cadencias, etcerencias, hagas unas líneas llenas de ese humor tan tuyo, me hace bien, mucho bien.
Ahora, lo de los capítulos de la tan procelosa serie...
Pero, claro, siendo un ignaro en tales lides, uno se calla y no dice ni Pamplona.
Besines, corazón.

Mármara dijo...

M'alegro, oyes, de que te resulte reconfortante este humor mío, aunque te falten los datos procedentes de la procelosa serie.
De todas formas, para una mayor comprensión te he dedicado, a tí, y algunas de mis amables contertulias, un post aclaratorio.
Besinos, my dear friend.

 
Free counter and web stats