viernes, abril 11, 2008

Deslome: las respuestas.


Hace un par de años, uno de mis más queridos amigos me preguntó si pensaba ver tal película, de cuyo nombre no puedo acordarme. Le dije que no, que yo ese tipo de películas no las veía. ¡Pero si es una obra maestra!, me dijo en tono de ofendido reproche. Ya, pero ya sabes que hay cierto tipo de películas que no veo, le respondí. Él, que se había levantado a cambiar la música (estábamos en su casa), me lanzó una mirada de profunda desaprobación, me señaló con el índice acusador y, desde su altura (yo estaba repantingada en uno de sus sillones), me espetó: ¡Tú no eres cinéfila!
No me acuerdo lo que le respondí, pero sí recuerdo que pensé, para mis adentros profundos: Pues será que no lo soy.
Hace unos meses, una de mis más queridas amigas, comentando la sequía lectora (del género ficción) a la que me ha abocado mi actual puesto de trabajo, me dijo que yo no era lectora porque, en realidad, no leía literatura.
No recuerdo lo que le contesté, pero sí recuerdo que pensé, para mis adentros profundos: Pues será que no lo soy, pues será que no la leo.
Hace unos años, cuando escribí esta novela autobiográfica y catártica, que comparto con quienes visitáis mi blog, alguien me comentó que yo, en realidad, no era escritora, porque no había publicado nada.
No recuerdo lo que le contesté, pero sí recuerdo que pensé, para mis adentros profundos: Pues será que no lo soy.
Hace unos meses, comentando con una amiga de lamirmana, recién divorciada, mi falta de interés por las mujeres, producida por mis continuos descalabros sentimentales, y el hecho de que llevaba unos cuantos años sin tropezarme con alguna que me alegrara la pestaña, recuerdo que pensé, para mis adentros profundos: Será que igual no soy lesbiana.
Cuando accedí al puesto de trabajo que desempeño desde hace dos años y medio, después de haber pasado veintisiete en las aulas, hubo quien me dijo que yo, en realidad, no era una auténtica maestra, Las verdaderas maestras no desertan de la tiza.
No recuerdo lo que respondí, pero sí recuerdo que pensé, para mis adentros profundos: Pues será que no lo soy.
To be, or no to be: that is the question.

23 comentarios:

dintel dijo...

En fin... mientras se sepa dejar de lado lo que "no se es" para poder dedicarse a lo que "se es"..., eso sí, siendo, sin etiquetas de ningún tipo.

Marcela dijo...

Pues será todo eso, marmarita, pues será; pero maestra lo eres, lextora también y maja, más que un billete de mil euros.

Glora dijo...

Jo, veo que tienes amig@s expert@s en poner etiquetas... to be, or no to be: that isn't the question...
Un abrazo!

marta dijo...

Tu post me recordó ese chiste de Eugenio del hombre que se conservaba joven porque no discutía nunca. Su amigo le dijo que debía haber otra razón, que no sería por eso y él le contestó "pues no será por eso".
Un besín y que se vayan con el DYMO a tomar aire.

Conso dijo...

Lo malo es que te lo repiten y en tu pensamiento más profundo, terminas por creerlo. diosssss, cómo me jode! ( bueno, la verdad que ya no tanto, porque aplico el chiste de Eugenio...)
To be lo que te de la gana. EA.

RataPelá dijo...

pues, chica, por lo que te leo no sé si serás maestra, lectora, cinéfila, escritora... pero, desde luego, lesbiana eres un rato!!!... o me vas a decir ahora que latubette no te alegra la pestaña?!..
amos!

Mármara dijo...

A ver, a ver, que no cunda el pánico. Agradezco en el alma la comprensión y los ánimos, pero el quid de la cuestión no es que yo me crea, o me deje de creer todo lo que me digan y me deprima por ello, oyes. A veces sí, a veces, no. Y si me lo creo, peor para mí, más tonta soy. El tema es la facilidad que tenemos, todo el mundo (yo, la primera), para poner etiquetas a las personas, entre otras cosas porque es mucho más fácil ponérselas a los demás.
El tema es, también, que, a veces, nos da por rechazar lo que es diferente. El tema es, también, que como, en general, nos creemos tan poquita cosa, necesitamos sentirnos superiores a quienes son diferentes, o a quienes no terminan de ajustarse a la idea que nos montamos sobre esas personas, con tres o cuatro datos. El tema es, también, que nos creemos con el derecho divino de juzgar a los demás y, a mayores, decírselo a la cara. Y esto, que también lo hago yo, la primera, cuando me lo hacen a mí, me jode. El tema es, además, que estoy hasta las cejas de los "hay que", de la normalización y la uniformidad.
El tema es, para terminar, que he tenido una semana morrocotuda (dementora incluida), que ha mermado mis energías y, con ellas, mi sentido del humor (me pasa siempre), y me ha dado por ponerme profunda. Pero, vamos, que la sangre no ha llegado al río.

Anónimo dijo...

LEROY STREET

Dirígete al Oeste, hasta que el Este
sea Oeste también, fin y principio.

Y entonces ve hacia el Norte, hasta que el Sur
sea el Norte también, fin y principio.

En su confluencia exacta tal vez halles
qué significa el fin y qué el principio.

Pero es mejor que apures tu cerveza
sentado en una mesa con amigos.

Y que otros se alucinen y extravíen
persiguiendo ese fin o ese principio.

J.M. Fonollosa, Ciudad del hombre: New York

(Claro que ahora que sé que no lees poesía... :-) Besos, Ceares

RataParda dijo...

lo de "etiquetar" por desgracia va en el ser humano, tenemos la manía de "encasillarlo" todo, en fin, tú a lo tuyo, que nada ni nadie te arrebate tu buen humor, y que la próxima semana sea mejor, faltaría más, saludos.

Mármara dijo...

No como centollo del Cantábrico a diario, ni siquiera una vez a la semana, Ceares, pero cuando me lo regalo (por ejemplo, hoy) me sabe a gloria bendita. Me encanta que me regalen poesía :)
Y sí, Ratapelá, entre tú y yo, la mi Bette, me pone a mil, así que sí va a ser que, por lo menos, soy lesbiana. El único poblema que tengo es que no encuentro ninguna de carne y hueso que me ponga, de momentín.
Jodidas etiquetas, Rataparda. Deberíamos prohibirlas por decreto. Pero bueno, es lo que hay y hay que vivir con ello de la mejor manera posible. Con humor, mucho mejor.

Pauline dijo...

Pues mira tú, yo pienso que eres todo eso pero que en la vida hay épocas sabáticas en todo que son absolutamente necesarias para desconectar y reconectar con más brío e interés. Otras veces es únicamente el momento el que nos aleja de lo que nos gusta o somos, yo ahora ni leo ni apenas escribo, simplemente porque no tengo tiempo así que no les hagas caso. un beso

errante dijo...

quiero mas bmw; no estoy para disquisiciones serias

Mármara dijo...

No te preocupes, Paulina, que hago poco caso de estas cosas, sólo que, de vez en cuando, me sale la vena protestona.
Errante, aprovechando la circunstancia de que estoy en casita con otro trancazo del copón (bendito), voy a ponerme a currar en el bmw. A ver si consigo poner algo decente esta noche.

Eduardo Arias Rábanos dijo...

Pues a lo peor tus amigos no lo son tanto. O se equivocan en el juicio. O se pirran por las etiquetas de modo poco flexible.
O a lo peor no tienen ni puta idea, y tú sí. ¿Quién sabe ánde?
No creo que de las preguntas que te haces la respuesta sea negativa en la mayoría. Pero si has reflexionado sobre ello, seguro que algo bueno salió de dicha circunstancia. Ojalá que aún brote más.
Besines

Frabisa dijo...

Querida amiga: Habemus muchas que somos algo de todo y poco especialistas en algo concreto.

Yo también conozco a algunas personas que se han especializado en tres cosas, a eso dedican su cuerpo y alma y de lo demás, ni flores. Otr@s picamos por aquí, por alli, tocamos varias teclas pero sin necesidad de ahondar mucho en cada tema. Por eso yo no me siento "de menos", al contrario, me siento bastante "más".

Y tú que eres estupenda, disfrutas con determinadas cosas que no está escrito que los demás, entiendan ni comprendan, pero que tampoco hay que condenar. Ahora si una cosa te digo, amiga mía, si te ha hecho daño es que igual has de hacer una labor de reflexión buscando el motivo.

besazo, guapisima

Mármara dijo...

Mucho os agradezco vuestra comprensión y solidaridad, Edu y Frab, para con mis tribulaciones, aunque, para vuestra tranquilidad, os diré que si he tenido los güevos de (ex)ponerlas a la bendita pública es porque las tengo "bastante" colocaditas y sólo he pretendido ilustrar con ellas la costumbre, que tenemos las personas humanas, yo la primera, de "etiquetar" hasta los suspiros. Y luego, que como es bien sabido que he dado en iniciar un casting para meter muchacha en vez de ponerme a servir, no quiero que ninguna de mis posibles postulantas pueda hacerse una falsa idea sobre mi persona. Esto es lo que hay.
Es decir, que mis amistades, y las que no lo eran, tenían toda la razón: no soy cinéfila, ni lectora de pro, ni escritora, ni maestra ejemplar. ¿Y qué? Y, a mayor abundamiento, la que sea fea que haga los recaos de noche.

Frabisa dijo...

Me estoy revolcando por el suelo y agarrándome la barriga para no morir reventá de la risa, así me has dejáo con la frase.."la que sea fea que haga los recaos de noche", jajajjajajajajjaja, qué bueeeno, eres la mejó!!!!

marta dijo...

Pues a mí me molan más las que leen que las lectoras, y las que van al cine que las cinéfilas. No sé, me suena a darse bombo.
Y sí, hago los recaos de noche, más tranquilamente.

karen dijo...

Pues será que no somos muchas cosas, que somos esbozos de todo, pero a los demás que les importa...para qué se toman el tiempo de recalcar sobre esto en vez de notar lo que deberían ser...

Gracias por tus últimos comentarios en mi espacio, es que hasta ahora regresé de un pequeño viaje y me estoy poniendo al día, me dió curiosidad lo del blog de tu amigo con fotografías y relatos, si se puede, me gustaría pasar visitando...

Ahora me iré a leer las entregas más recientes de tu no-novela, o lo que sea...o lo que no es...

Saludos...

Conso dijo...

Ais, si es que eso de ir con la etiqueta colgando...a todos nos gusta hacer trajes ajenos, por supuesto.
ESto...que no venía yo a esto, que venía sólo a decirte: GRACIAS. Ya sé que sabes lo que se siente y me alegra compartir también esto con usted.

Mármara dijo...

¿No me digas que no me oíste nunca esa expresión, Frab? Es de mi madre. Mi intención, al colgarla de vez en cuando es darle muuuuucha difusión, en honor a la sabiduría popular.
Lo de ser, o no ser, chicas, es cuestión de gustos, como todo. Hay a quien le encanta definirse. Pues bien, nada que objetar. Hay quien prefiere no hacerlo. Bien, también.
Las etiquetas son de uso común, sobre todo en la escuela, donde hacen muchísimo daño al alumnado, sean positivas o negativas. Etiquetar a las amistades, aunque sea para buscar los puntos comunes, tampoco está mal, sólo que, cuando etiquetamos, nos ponemos en niveles superiores o inferiores al de quien etiquetamos. Eso es lo jodido.

marigel dijo...

Pues dios me libre de etiquetar a nadie! (Nótese que dios va con minúscula, porque también es una frase popular y no una creencia mía).

Así que no diré más que que me ha gustado el post de las etiquetas.

No he leído aún tu novela o lo que sea, o lo que no sea...

Voy de cabeza.

Un saludito.

Ohnenick dijo...

Es lo que tienen las etiquetas, a ninguno nos gusta llevarlas colgadas pero no nos resistimos a ponérselas a los demás.

 
Free counter and web stats