sábado, julio 19, 2008

La vida mágica de... ¿las piedras?


El otro día me contaba Ohne que Patricia Vico colecciona piedras porque cree que tienen poderes mágicos. Entonces me acordé de esta piedra, que me encontré hace un par de años, en el mi Bigaral.

Cuando la encontré tuve claro lo que significaba. Hoy, ya no estoy tan segura.

18 comentarios:

aminuscula dijo...

No sé si tendrá poderes, pero es bonita y es un recordatorio de como vivir. Y no me refiero sólo al romance.

Un beso

Glora dijo...

Es preciosísima...!
Tengo por costumbre traer alguna piedra de allí a dónde voy, no tienen más que ventajas, decoran, no cuestan nada, no pasan de moda, y algunas son de auténtico diseño!
Un abrazo fuerte Mármara y feliz fin de semana!

PULGACROFT dijo...

Pues supongo que la piedra significará una cosa distinta en cada momento de tu vida o tus circunstancias, de todos modos es preciosa así que creo que merece la pena tenerla.
saludinos!

dintel dijo...

De ahí su "magia", cambia el significado ;)

Marcela dijo...

Hola Marmarita, recién llegada de la bella Sicilia, te saludo y te abrazo. La piedra me parece hermosa y en ella veo un corazón muy grande que es capaz de superarlo todo.

Ohnenick dijo...

Y siempre puedes revendérsela a Ágatha para que la incorpore a la nueva colección de broches otoño-invierno.

marga dijo...

qué bonita :)

Conso dijo...

Joer, la miro y no soy capaz de decirte nada... Habla por sí sola.

errante dijo...

Patricia Vico?????????? ummm...

karen dijo...

Parece algo así como un riñón atrofiado..

O no??

;-)

La vida mágica de este rincón y lo que nos muestra..

Saludos..

:-P

Frabisa dijo...

Qué bonita, me encantan las piedras, tengo una colección de ellas. Algunas de esa playa que tanto paseas, Xagó.

un besazo

Blau dijo...

ummm tu también hablando de piedras....ainsss..yo me quedo con la mia azul, hala.

Besines

Mármara dijo...

Me encanta que os haya gustado mi piedra. Verdaderamente es una piedra especial. No sé si tendrá poderes, o no (sospecho que no los que se le podrían suponer), pero que la Naturaleza haya dibujado semejante forma en una piedra, y que yo me la haya encontrado, es pura magia.
No pienso vendérsela a Agatha, Ohne, ni regalársela a la Vico. Es mííííííía, mi tessssssssoro.

marigel dijo...

La pregunta es: ¿tiene la piedra, hermosa donde las haya, el tamaño suficiente para darle un buen mamporro a quien haya osado herir el corazón de la princesa dueña de la misma?
Porque si es así, ¡a la carga!, que ese era el significado oculto para la princesa que la encontró.

Uysss! Te he llamado princesa 2 veces...¿será que te lo mereces?

Un beso de vuelta.

Mármara dijo...

Digamos que la piedra tiene el tamaño justo para hacer pupita, Marigel, sobre todo si la lanzas con una honda, aunque no entra en mis planes deshacerme de ella de ninguna de las maneras.
Y sí, merezco que me llames princesa, si ello te place, oyes.

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

y depende con los ojos que la mires, seria el corazon de piedra de alguien...

Mármara dijo...

Con esos ojos la miré cuando la encontré. ¿El corazón de piedra? Con vocación de perpetuidad, el mío, en aquella época.

karen dijo...

Acabo de terminar los cuentos de Sauce ciego, mujer dormida de HAruki Murakami.

El penúltimo me recordó a tu piedra.

"Por la misma época, la piedra negra con forma de riñón desapareció de la mesa de la doctora. Una mañana, ella se dio cuenta de que la piedra ya no estaba allí. Ya no iba a volver jamás. Y, eso, ella ya lo sabía."

(“La piedra con forma de riñón que se desplaza día tras día”)

 
Free counter and web stats