sábado, febrero 27, 2010

La vida equívoca de las críticas cinematográficas

Hacía muchos viernes que no compraba El País. En realidad, llevaba sin comprarlo desde que sus responsables tuvieron a bien regalarnos aquella primera estúpida portada, del primer EPS del año, en la que se veía a Natalia Verbeke semidesnuda en una cama, en ese tipo de actitud que tanto gusta al género masculino. Portada que, a mayores, compensaron (para que no nos quejemos) con una contraportada del diario en la que aparecía el torso desnudo de un muchacho anunciando no sé qué colonia.
Que ya está una harta, oiga.
Pero ayer, lo compré (el libro que estoy leyendo es demasiado gordo para manejarlo en la calle, mientras paseo con mi par de almas peludas) y, cómo no, me dirigí a la sección de las críticas de cine.
Ataco, con fruición, la que nos ofrece Javier Ocaña de An education, que titula La universidad de la vida. El primer párrafo me atrapa. Es más, me emociona. Don Ocaña me ha dado en todo el ojo; veo reflejadas en sus palabras mis propias ideas sobre el tema: [...] "Se nos va el tiempo en palabrería disfrazada de terminología técnica, en subterfugios conceptuales..., en inamovibles programaciones. Y se olvida la base: la motivación".

Cuando llego al momento en el que califica a Lone Scherfig como “una narradora poderosa” y, a mayores, no sólo no desguaza a la novelista Lynn Barber, en cuya biografía se basa la historia, si no que la pone por las nubes, ya, NODO y crédito, y hasta decido que voy a convencer a la mi M para que vayamos a verla, la echen donde la echen (Oviedo o Gijón, porque en Avilés ya sé yo que no va a ser).
Pero, ¡oh, pero! Llego al último párrafo y el castillo de naipes que había ido construyendo se me cae sin necesidad de ciclogénesis alguna.
¿Cómo he podido ser TAN ingenua? ¿Cómo he podido creerme que ESE hombre podía apreciar el trabajo de, no una, sino DOS mujeres, así, por las buenas?
Adiós a su certera visión de la educación; adiós a sus loas sobre la novelista y la directora; adiós a su apoyo sobre la forma en la que la pelçicula trata el papel de la mujer en el hogar,y fuera de él. Adiós, arrivederci, adieu, good bye Lenin, sayonara beibi:
[…] "An education puede desconcertar a una parte del público por las veladas intenciones de esa especie de pigmalión que dobla la edad a la joven, y que acaba ejerciendo de mentor, compañero, amante, hermano mayor y profesor de la existencia".
¿Así que era eso, eh? ¡Cagun mi máquina!
Hace poco, un querido amigo me dijo que encontraba mis reflexiones sobre este tema del machismo pelín neuróticas, que mi razón producía monstruos machistas, que mejor me lo hacía mirar.
Será eso, oyes, será eso.
Fuimos a ver Precious. Y me enamoré de Miss Rain (que no de Paula Patton). Y deseé, por un momento, que al llegar a casa alguien me recibiera de la misma manera que la reciben a ella; que alguien me apoyara, como la apoyan a ella; que alguien me mirara como la miran a ella; que...
Sobre el resto de las sensaciones y emociones que me produjo la película no voy a hacer declaraciones.

15 comentarios:

prófuga dijo...

Marmarita, que volamos por los aireeeees!!! Cago en Zintia...

Tengo ganas de ver precious y comprobar si soy capaz de aguantar a Mariah Carey sin tener náuseas.

Morgana dijo...

Está claro: voy a ver las dos pelis de cabeza, desde que la pongan en este remoto lugar del planeta que pudiera ser que pasasen meses antes de.

Y las críticas de cine, Marmarita, como las tuyas ninguna, nena, que criticas la mar de bien.

Besos guapa, que ya te echaba de menos.

Mármara dijo...

Volamos, volamos, Profu :) Cagun Zintia y cagun la ciclogénesis, que me tiene metida en casa. Menos mal que mañana será otro día.
No te has de preocupar por la Carey, no pude reconocerla.
Esperaré para ver "An Education", Morganita, al menos hasta que la vea alguien de mi confianza, porque lo del pigmalión, profesor de vida me rechina bastantito.

Lena de mar dijo...

sensaciones y emociones duras las de precious??? yo no la he visto, pero si es tan dura no sé si me apetece...

abracines salinos

Frabisa dijo...

Mira andaba un poco desconectada de la cartelera y no tenía idea del estreno de "An Education", así que después de haber leído tu post he ido corriendo a buscar más información.

La temática me gusta, así que me la apunto, luego ya se verá. Ya se sabe que para gustos.... colores.

A mí también me gustó mucho el papel de la maestra de "Precious", además de guapa y dulce, encarna el papel perfecto de ser humano lleno de sensibilidad y solidaridad.

un beso, querida amiga

Marcela dijo...

vengo yo ahora mismo avatareada, es decir, de ver avatar y de querer cargarme a todos los miserables que joden este planeta y cuanto se les pone por delante (ay, qué bien me sentó la peli, ay te contaré, marmarita) y me resulta insufrible un pigmalion mayorcito enseñando lo que es la vida a una nena joven. Ahora sí, Precious no me la pierdo.

aminuscula dijo...

Ayyyyyyy... vale, no diré nada sin haber visto la película pero... ayyyyy...
¿Seré neurótica yo también? ¿Lo seremos todas las que pensamos que una mujer puede existir por sí misma sin mentores masculinos que nos descubran las verdades? Grmpfh.

Mármara dijo...

La película, en sí, es muy dura, Lenita, aunque, sobre todo si te dedicas a la docencia, hay que verla. Luego, ya, con lo que te conecte, de tu propia biografía, ya es otro cantar (de los cantares).
Me pasó lo mismo, Frab, que me apetecía la temática. Pero, chica, qué quieres que te diga, estoy hasta las cejas de pigmaliones y lolitas. Es un tema que me sobrepasa.
En su defecto, fíjate cómo Miss Rain utiliza el "fecto pigmalión" con Precious. Nada que ver. ¿O sí?
Mucho me acordé de ti y de tu avatar ayer, Marcelilla. Estoy deseando que me cuentes. A mí también me resulta insufrible esa idea porque pienso igualito que aMINÚSCULA. Y si somos una panda de neuróticas, aMI, ¡viva la neurosis!, que ya está bien, leches, que ya está bien de glorificar a los Humbert del mundo.

Ico dijo...

interesante reflexión..por supuesto me ha dado ganas de verla, al menos para criticarla..jaja lo de paranoia, no creo pero es muy típico que tachen así a las mujeres que piensan por sí misma y ven el machismo reinante.. un beso

dintel dijo...

Se verá.

Alson dijo...

¿Diríamos lo mismo si fuera una Pigmaliona, al estilo Safo de lesbos?...(sólo pregunto)

Irreverens dijo...

Mmmm... lo mejor en estos casos, a mi humilde parecer, es verlo con los propios ojos y hacerse una opinión propia, ¿no crees?

Entonces, ¿la de Precious vale la pena?
:)

Besitos

kali dijo...

pues yo de las críticas me fío lo justo y necesario, que luego te llevas sorpresas (agradables y desagradables)

y dile a tu amigo que de neurotismos nada, que lo que pasa es que tienes el ojo entrenado y no se te escapa una.

Pena Mexicana dijo...

LOs hombres por sensibilizados que estén rara vez pueden ver lo que ve un ojo entrenado como dice Kali, de las críticas, me fio poco de lo que leo en los periódicos. A veces me han gustado algunas pelis que eran mal criticadas y viceversa. Gracias por la recomendación, en mi caso pasaré... para dramas ya está la vida. Besitos

Mármara dijo...

Es que, lo de que las mujeres tengamos opinión propia, además de la consabida habitación ídem, sigue sin estar bien visto, Ico. Si ves "an education" ya me has de comentar, ya.
Pues, ya me contarás, Dintel.
Si fuera una pigmaliona la llamarían pervertidora de menores, y la dilapidarían, Alson, no te quepa duda.
"Precious" merece mucho la pena, Irre. Conste que no les hago ni puñetero caso a los críticos de "El País", pero no me digas que no es curioso que deshagan en alabanzas con según qué temazos.
Ahí l'has dao Kali. A tener el ojo entrenado lo llaman neurosis. Di tú que ni puto caso que hago. Y respecto a las críticas, lo mismo, sobre todo cuando viene de quién vienen.
Efectivamente, "Precious" es un drama, pero tiene el suficiente punto de esperanza como para permitirte salir del cine con buen sabor de boca, Pena, sobre todo, cuando ese punto de esperanza lo da el buen hacer de una maestra. Sólo por eso merece la pna.

 
Free counter and web stats