jueves, enero 25, 2007

La vida secreta de las ilustraciones infantiles

Para esta imagen se eligieron rasgos dulces y tranquilos que, en teoría pueden corresponder a cualquiera de los sexos, aunque se asocian a ejemplares femeninos o jóvenes.
En Francia, la interpretación predominante es la del padre. El 100% de las niñas ven un personaje masculino y sólo tres niños opinan que hembra o macho pueden descansar en el sofá. El sofá, en la literatura infantil, es el trono de papá, el símbolo de su poder patriarcal. Sentado en él, el papá está metido en sus pensamientos y preocupaciones de jefe de la familia; descansando, después de un duro día de trabajo; viendo el partido..., esperando a que mamá prepare la cena.
En España se nombraron todos los miembros masculinos de la familia, tíos, primos, abuelo, el hijo mayor... Nunca se habló de un personaje femenino.






















Para esta prueba se creó una imagen ambigua: un oso grande con marcas masculinas (dientes, uñas largas y gesto amenazador) que lleva un mandil con escote y extremos redondeados que, sin ser profesional puede ser aceptado como mandil masculino (no tiene flores ni puntillas).
En España, las interpretaciones de las niñas y los niños se oponen. Ellas reconocen un padre, aunque sólo se mencionan las tareas domésticas de manera marginal, o para decir: "Es un padre que nunca cocino y no sabe si la comida va a estar buena". En Francia la mayoría de las niñas (15/25) ven una madre o una osa; los niños (16/25) ven una madre, "Porque los papás no cocinan". Un niño dice: "Es un papá hambriento que tiene la boca abierta como para decir, pásame el plato, porque piensa que su mujer le preparó su sopa favorita". Para que sea una madre, sugieren cambiarle la cara, la boca, ponerle las pestañas largas, una expresión más afectuosa (como al ejemplar del sillón), flores en el mandil y un lazo. Para que sea un padre, sugieren quitarle el mandil, una herramienta, un periódico.
Sillón, periódico, gafas, maletín, son símbolos masculinos de prestigio y poder.
Delantal, lazos, menaje del hogar, simbolos exclusivamente femeninos.
Fuente: ¿Qué ven los niños en los libros de imágenes? (paradójico título coeducativo). Associaton européenne du côté del filles. Paris 1998

6 comentarios:

morgana dijo...

Muuuuy interesante Mármara, muy interesante. Estoy practicamente segura de que mis alumnos habrían dicho lo mismo: descansa el papá (aunque las mamás también podrían hacerlo pero no lo hacen) y la segunda imagen les habría confundido por lo mismo: parece un papá pero no puede ser que vaya a cocinar...

El estudio está en español??

Un fuerte abrazo!!

Mármara dijo...

¿Qué edad tiene tu alumnado, Morgana? Aunque lo terrible es que a estas alturas las niñas y los niños sigan viendo lo mismo que vi yo, a simple vista y sin telescopio (un joven oso decansando y a una mamá malhumorada) que fui educada bajo el franquismo.
Cómo será de perniciosa la manera de transmitir los estereotipos, que incluso sobreviven agazapados en personas como nosotras, que estamos pendientes de ello, que lo estudiamos, que reflexionamos, que luchamos, cada día, contra ello.
Si hay edición en castellano, luego pongo la referencia, que no la tengo aquí.

Tocotó dijo...

Pues parece que mi respuesta fue correcta, aunque en realidad la trampa de las imágenesno sólo es la tarea que realiza cada uno de los osos, sino también la expresión, ¿será que yo piqué con ésta última? Es decir, la mamá es la que es amable y está debuen humor y el cabreado es el papá... Vete tú a saber, muy tramposos estos franceses...

MORGANA dijo...

A ver...mis alumnos actuales son los maestros y maestras de Infantil y Primaria jajajajaja y hay de toooooooodas las edades... pero no son a éstos a los que me refiero. Me refería a los niños y niñas de Canarias... Llevo cinco años fuera del aula pero en contacto directo con los docentes. Por ellos, por lo que me cuentan, y por mi propia experiencia lo sé.

Ufff! sí... menuda sombra la del franquismo que aún hace mella. Yo tengo el convencimiento de que hasta que los maestros/as no de "desfranquicen" (me la inventé) no podrán, ni siquiera, preguntarles a sus niños/as: y ustedes, ¿qué ven aquí? Estas preguntas abiertas... están en muuuuuy pocas aulas. Y coincido contigo... si hasta a las que estamos alerta nos pasa... imagínate a los que viven en la inconsciencia!!

Por eso, desde mi parcela (parcelita, parcelín... casi ladrillo) hago lo que puedo para "juntar" maestros/as. Tal y como veo las cosas en las escuelas... la solución inmediata pasa por "tutorizar" a los claustros de maestros/as de las escuelas... alguien que les "pongan" a pensar, que les ayude a organizar sus aulas desde otras alternativas y que erradique la soledad de aula...o al menos lo intente. !Una escuela dentro de la escuela¡

jajajaja jajajaja me río porque sé que suena utópico e imposible peroooooo esta maestrita no se rinde y lo persigue... y si no sale una escuela dentro de la escuela, que salga fuera pero que en Canarias haya un espacio para que los maestros/as que deseen puedan ir a "pensar" juntos.

Mármara, Mármara... que si me pongo a hablar de Educación luego no parooooo jajajaaajaja

Espero esa referencia!!!

Besos y tú... tú, síguenos poniendo a pensar porfa...

Más besos!

Mármara dijo...

Me llama por teléfono una amiga, coeducadora, ella, y comentamos las respuestas al post anterior. ¿Cómo es que ninguna vió a un oso?, me dice sorprendida y perpleja, ¿por el mandil?
En fin, Tocotó, el poder de las imágenes es el que es. Incluso haciendo un análisis racional nuestro inconsciente, como la cabra, tira al monte.
Morgana. Estos dos libritos, en los que intervino Adela Turín, fueron publicados en España por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, de Salamanca, en 1988. Marcela sabe cómo descargarlos, pero si no podemos hacerte llegar una fotocopia.

MORGANA dijo...

Oh, sí!! encantada! Te escribo al email y lo hablamos. Gracias!

 
Free counter and web stats