jueves, junio 04, 2009

La vida abducidora, o abducidiente, de las palabras

Bueno, vale, pues sí, lo confieso: por fin he caído. Y no tien mal que parecer, oyes.
Tenía los dos libros en casa, que me los había prestado una compañera de curro, en uno de los montoncitos que orlan la mesa de mi estudio, pensando que ya llegaría el verano, con sus jornadas playeras, sus tardes al sol (bajo la sombrilla), su dolce far niente, su despreocupado discurrir del tiempo, sus noches eternas, en fin, lo que se dice uno de esos momentos del año de un hacer lo que le salga a una de sus fondos reservados sin la preocupación inherente a la actividad laboral, sin reloj ni despertador, propicios para entregarse a la lectura compulsiva sin remordimientos. O sea, que ya me los leería, los tres, uno detrás de otro, cuando no tuviera la cabeza como una hormigonera.

Pero, héteme aquí, que el viernes, va la mi M y me dice que si no hay nada interesante en la cartelera de esta ciudad diminuta de provincias, y que si me importaría mucho adelantar acontecimientos y ver "Los hombres que no amaban a las mujeres".
Conste que como me había leído el reportaje sobre la prota en "El País" había empezado con la primera entrega, pero se me atravesaron "El viaje del elefante" y "La vida secreta de las abejas", y, oyes, que no me pude de resistir y abandoné el best-seller, aún a sabiendas de que nos estrenaban la peli. Peor pa mí.
Total, que fue llegar a casa, el viernes, después del cine, y lanzarme como una posesa sobre "La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina". Y como coincidió que, ya el jueves, me había pillado un trancazo del quince y no me quedaron más güevos que pasar el fin de semana, y el lunes, en el sofá con la manta, pues que me lo liquidé.
Vale, ya sé que las más puristas diréis que si es una novela policiaca como tantas, que si no es literatura, y que si tal y que si pascual, pero yo digo que a mí me ha fascinado, que me ha tenido atrapada, o abducida, los cinco días que me ha durado (y eso, porque el finde y el lunes tuve unos eventos familiares que me hicieron levantarme del sofá, gramos de paracetamol mediante, y porque no tuve más remedio que trabajar el martes, a pesar de que el trancazo aún estaba en su nivel trece, que sino me lo hubiera cepillado en dos), y que ayer llamé a mi librero para que me reserve el tercero y hacerme con él el mismísimo día 18, que cae en jueves.

Otrosí digo: ¡Me he enamorado de Lisbeth Salander!

32 comentarios:

PULGACROFT dijo...

A mí me pasó como a ti que se me atravesaron otros libros antes y todavía tengo aquí en casa el primero de Milenium en las primeras hojas pero vamos que va a caer pero yaaaa, yo no veo la peli sin leer antes el libro, prefiero disfrutar de la novela.
Ya veo que te enganchó pero bien eh? jaja...
;)

kali dijo...

a mí suelen decepcionarme las pelis basadas en libros, pero como este tampoco es que sea un prodigio de la literatura a lo mejor han hecho una peli decente.

PD: la salander es mucha salander.

Mármara dijo...

Voy a decirte o mismo que me dijo la mi M: "gárralos" cuando estés en disposición de no soltarlo. Sé de una que no durmió en toda la noche para acabarlo. Y, no, no veas la peli si prefieres difrutar el libro.
Me pasa lo mismo, Kali. Bueno, hay pelis que reflejan bastante fielmente los libros, la trilogía de "El señor de los anillos", por ejemplo, es un prodigio de fidelidad a los libros. Y, no, claro, esta trilogía que nos ocupa no es un prodigio de la literatura, pero cumple alguno de mis objetivos cuando leo: engancharme en a su lectura y sumergirme en el mundo que relata quien escribe. Y, ¡vaya cómo me he sumergido en éste!
Salander es mucha Salander, ciertamente.

Ohnenick dijo...

Yo los cogeré también de la que me examine, aunque no soy mucho de novela negra.

Mármara dijo...

No ye novela negra, Ohne, ye novela abductora.

prófuga dijo...

oye, es que la Lisbeth Salander es un puntazo...llena de tópicos, por momentos un poco caricaturizada, eso sí, pero un puntazo.

Marcela dijo...

la primera novela me encantó, me tuvo abducida hasta que la terminé y, sobre todo, cómo me gustaron los puntazos feministas, los disfruté al máximo. La peli me da que no la voy a ver, aunque si me dices que te enamoraste, quizá vaya por la mocina.

Irreverens dijo...

Pues mira, a mí me da muuuuucha pereza meterme a leer esta trilogía. Pero resulta que el fin de semana pasado estuvo en casa la hermana de mi compañero y me trajo el del bidón de gasolina...

¿Empiezo por éste o mejor por otro? ¿Son todos tan gordos?
:)

No sé, no sé...

Lena de mar dijo...

jajaja...pues yo llevo meses queriendo leer el primero: que si está pillado en la biblioteca, que si mis amigas los tienen prestados... y al final, en la cenita de la otra noche, Eva G. me prestó el primero y el segundo!!! ya lo he empezado... no creo que llegue a tiempo de acabarlo antes de que quiten la peli, pues el jueves tengo examen y aquí las pelis duran un suspiro en cartelera...

... en fin, loquita de ganas estoy por dejarme abducir!!

Abracitos literarios

Jo dijo...

Pues para mí es una de las mejores novelas que he leído. Me encanta como describe a los personajes, como los presenta y los da vida con detalles que parecen insignificantes pero tienen su sentido dentro de la obra.

Y sí, yo también me colgué con Lisbeth. Aunque hay momentos que más que gustarme lo que quisiera es ser como ella. Pero no cuento más que las hay que no los leyeron.

También tengo reservado el tercero.

Ohnenick dijo...

Ah, novela abductora, interesante género. ¿Eso quiere decir que se te marcan los musculitos si la lees?

Alson dijo...

Vaya!, definitivamente no soy de este mundo (literario).
Y, por cierto: Me alegra haber dado en un clavo que ni sabía que estabas clavando. Así es la vida "secreta" de las palabras.

Morgana dijo...

Ufffff jajjaja yo ya tengo cita en la librería para la princesa y no me pienso perder la peli por nada del mundo!! Y a la Salander la vi yo primero eh?? jajaajja

Y otra cosa que añadir: terminando la princesa te me empiezas El Chino que me tiene en un sinvivir...

Besos

aminuscula dijo...

Pues yo tenía prejuicios contra los tres, ni sé por qué, por algo son prejuicios, pero si me lo recomiendas le daré una oportunidad. Yo no soy purista y agradezco tanto cuando un libro tiene a bien atraparme por horas o días...

Un beso

Mármara dijo...

Prófuga: Estamos de acuerdo en lo de los tópicos y la caricaturización, también en lo del puntazo, of ourse, beibi, pero ser icono del feminismo del siglo XXI ye lo que tien, que se cargan las tintas.
Marcela: De que tengas un poco de tiempo y "garres" la segunda entrega, ya me contarás. Pero no vayas a ver la peli por la mocina, porque no ye el físico lo que me enamoró.
Por la peli no te preocupes, Lena, es perfecta para alquilarla en el video club, incuso después de haberte leído las tres entregas de la trilogía, y verla en casina, con Amapola y unas amigas.
¡Sí, Jo, sí, ésa es la cuestión! Yo también quisiera tener alguno de sus ramalazos. Ser como ella, no, porque eso implicaría un pasado negro, negro, pero me encantaría ser ella para algunas cosas.
Yo también creí que no iba a ser de "este" mundo literario, Alson, pero, ya ves, se conoce que soy una mujer fácil, pa lo literario, y que lo mismo me ngancho a Sara Mago (la famosa pintora portuguesa) que a Stieg Larsson.
Pues, mira, Ohne de mis entretelas, despés de la carcajada que me ha producido tu comentario, te diré que 749 páginas, guardas de a 120 gramos, portada, entradilla y colofón, en tapa dura, o las lees en atril, o vaya si te potencian la musculatura, aunqu no precisamente los abductores. Para eso es necesaria otro tipo de gimnasia :p
Mira, Morganita, eso de que a la Salander la hayáis visto muchas antes que yo (incluída mi Ex, que me hablaba de ella, antes de que yo leyera el libro y babeaba), me trae al mismísimo pairo, guapina. Y no te has de reocupar, que con "El chino" me hago mañana mismo. Y no es que no tenga qué leer, pero si me lo pones así, oyes, no hay más que hablar, no vaya a ser que me mandes copiar doscientas veces "He de hacer caso a la mi Morgana cando me recomienda un libro con semejante ímpetu, o vehemencia".

Mármara dijo...

Yo también tenía prejucios, aMinúscula por aquello de que si los best-sellers tal y pascual, pero, chica, qué quieres que te diga, no conozco a nadie a quien no le hayan abducido. Ojalá los disfrutes lo mismo que yo he disfrutado el que he leído, y sé que disfrutaré el primero, que he de leerlo, aunque haya visto la peli.

Blasfuemia dijo...

Pues yo me leí los dos tochitos, sip. Me interesaba por partida doble. Y bueno... una novela entretenida (como en su momento lo fue El Código da Vinci), que cumple los requisitos de bestseller (lo cual la mayoría de las veces no implica buena literatura). Al menos pesa lo que pagas por el libro, que ya es un mérito.

Me gusta por lo que muestra de corrupción en la sociedad, pero me decepciona por lo que apuntan por ahí arriba: la caricaturización y los tópicos, más aún cuando se trata de diferencias. Supongo que cuando escribes de personajes "diferentes" tienes dos opciones: o poner el argumento a favor del personaje, respetando la diferencia; o poner el personaje a favor del argumento, con lo cual la diferencia se desdibuja y hasta desinforma.

Pero bueno, son puntos de vista.

Me gustó más el primer libro que el segundo (por llevar la contraria a la mayoría de la gente). Y me esperaré a ver qué opina la gente del tercero (y último) porque desconfío.

Blasfuemia dijo...

Nota informativa de urgencia: Salander ni existe ni es real.

Glora dijo...

Me lo apunto para julio!
Besos

Mármara dijo...

M'has dejao hecha trizas, Blasfuemia de mis entretelas. Pero, ¿cómo que la mi Salander ni existe ni es real? Y, ahora ¿qué hago, yo, con este amor apasionado, que anda todo alborotado? Resignarme, sí, lo sé. Como siempre.
Otrosí he de manifestar: más razón que una santa, tienes en lo del personaje-argumento-diferencia. Pero que yo, mientrasleía, lo he pasado por alto. Ahora bien, de que acabe el tercero y lea el primero te juro que me pongo a ello. Ahora prefiero entregarme a la ceguera del amor.
Para julio, sí, Glora, uno, porque para el Camino de Santiago no te los recomiendo (por el peso) y otro, porque de que los agarres, sentadita en tu playa, a la sombra de una sombrilla, aunque no tenga encajes ni flores, va a ser que no los vas a soltar. Presiento.

Lowana dijo...

¿No te recordaba un poco a Shane? ¿Así en el tipillo y en lo paranoiquilla?

Mármara dijo...

Pues, mira, ahora que lo dices, Lowana, puede que sí, aunque como a quien me recordó mucho, mucho, fue a una conocida, que tal parecía qu la estaba viendo, tatuajes y piercings incluidos, ya ni me acordé de la nuestra Shane.

Frabisa dijo...

Bueno, la mayoría manda, no tengo más remedio que reconocerlo.

Hace algunos meses me puse con Los hombres que no amaban a las mujeres y cuando ya había pasado bastante de las cien páginas, lo dejé tirado y abandonado, no pude con él y con su (al menos inicial) lentitud.

Me gusta tu entusiasmo, quizás en un futuro reconsidere volver al famoso autor.

un besazo

Mármara dijo...

¡Ay, querida amiga! Lentitud, ¿dices? Bueno, a lo mejor en las doscientas primeras páginas de la primera entrega (que no he leído, pero que leeré), quizás, pero vamos, que, lentitud, o no, tengo que te decir que te engancha. Di tú que, a los libros les pasa como a ciertas pelis, que tienen un ritmo. A veces estamos para ese ritmo, y otras, no. De todas formas, has de darle otra oportunidad, y ya me contarás, pero no porque mande la mayoría, si no porque, entre otras cosas, es uno de esos libros que te abren el hambre de lectura.

Candela Cano dijo...

¡Qué bien, hablando de Lisbeth! Las primeras 300 páginas del primero me hicieron pensar que no podría recordar tantos nombres y tantos detalles. A partir de ahí, droga pura.

Cuando me faltaba una veintena de páginas fui a comprar el segundo. Estoy en lista para el tercero. Los he devorado, me he levantado de noche cuando se me caían los párpados para lavarme la cara y poder seguir "un poquito más".

He visto la película, tras haber leído los dos libros. Perdió la emoción del suspense al conocer los desenlaces por el libro, pero noté inquietud (película-efecto)al salir del cine y fue un GUSTAZO conocer "en persona" a esa Lisbeth Salander que ya había imaginado durante la lectura.

farala dijo...

Hola marmarita, tengo una encuesta en mi blog ¿te importaría pasarte y responder una preguntita? ¡gracias!

Mármara dijo...

Aún no he leído el 1º, Candela, pero lo leeré, vaya si lo leeré, aunque sólo sea por "profundizar" en el personaje de Lisbeth que me ha requetefascinado. Y, como diríamos aquí, "ya me tarda" que salga el 3º para sumergirme en él de cabeza.
Luego, igual hasta abro un foro, y todo, sobre Lisbeth, naturalmente. Lástima que ese pobre hombre que la imaginó se haya muerto. Sería muy interesante saber en qué pensaba cuando definió el personaje.
Allá voy, Farala.

Ripley dijo...

Yo aún no los he leído pero los tengo apuntados en mi lista de espera, que se está haciendo enorme por lo poco que leo últimamente y lo mucho que me recomiendan. Estos de los que hablas tengo especial interés en leerlos pronto porque creo que estoy oyendo tantas cosas que es mejor quitarme la duda pronto. un besito y recupérate pronto.

Lena de mar dijo...

te habla otra abducida por la novela!! terminé el primer volumen y ya voy por más de cien páginas del segundo!!! y la peli sigue en cartelera, yujuuuuuuuuu

Abracines lisbéthicos

dintel dijo...

Hay algunos best sellers que por estructura o por personajes rayan casi lo que los puristas consideran literatura. Soy una apasionada de lo que me apasiona. El jueves seré la primera en el Fnac.

Mármara dijo...

Has de hacerles un hueco, Ripley,que no te arrepentirás. Además, oyes, tienen un gran poder curativo, porque te "sorben el seso" y ya no puedes pensar en otra cosa.
¡Qué suerte, Lenita, pillar los tres de seguido y, encima, poder ver la peli!
Estoy contigo al cien por cien, Dintel. Lo que nos apasiona, nos apasiona, y no tien mal que parecer. Que no ye literatura, bueno, y qué, si estoy disfrutando con esta saga, que más no lo puedo disfrutar.
El jueves iré a por el tercero (qué título tan bonito, por cierto)en cuanto me levante, que para eso me lo tiene reservado el mi libreru y, ¡a disfrutaaaaaaaar!

Ave dijo...

Es verdad que no es literatura (no hay en los tres libros una frase que digas "ohhhhhhhhhhhh" ni que te mueva por dentro), y SIN EMBARGO: me parece una verdadera obra maestra. No sé si la gente lo "pillará" o no, pero hacía mucho, mucho, mucho tiempo que no leía una denuncia tan radical y absoluta de tantas cosas: de la sociopatía del maltrato, que él nos demuestra es la misma que ls sociopatía del capitalismo; de la chulería impresentable de buena parte del establishment médico que decide quién es cuerdo y quién está "loco"; de la corrupción de las llamadas socialdemocracias y este estado de derecho de pacotilla; y por supuesto del papel esclavo y lameculos de una inmensa mayoría de periodistas. Sólo por eso ya merece la pena, pero es que además, aun sin ser como digo literatura (yo no lo considero tal) está bien contado. Yo desde luego me cuento entre sus "fans".

 
Free counter and web stats